alfa, beta, treta y metralleta

Estación de metro de cualquier lugar céntrico de la ciudad de Barcelona:

Usuario anónimo llamado Ruperto: Disculpe, para colarse aquí? Cómo debo hacer?
Agente de seguridad : Pues mire tiene varias opciones. Puede elegir.
Usuario anónimo llamado Ruperto: Ah, mira qué bien! Pues si me puede informar, se lo agradecería.
Agente de seguridad: Pues claro, solo faltaría para eso estamos…Cómo se llama usted?
Usuario anónimo llamado Ruperto: Soy un usuario anónimo llamado Ruperto.
Agente de seguridad: Ok, Antonio, pues mire. Puede elegir en entre las opciones a, b, c y d…cuál quiere que le explique primero?
Usuario anónimo llamado Ruperto: Pues la que usted quiera, pero si puede ser me gustaría que utilizará el alfabeto griego para decirme cuáles son las opciones.
Agente de seguridad: Cómo no, para eso estamos. Pues mire puede elegir entre la opción alfa, beta, treta y metralleta. Cuál quiere que le explique primero?
Usuario anónimo llamado Ruperto: Pues si quiere que le diga la verdad, me gustaría que se saltara la primera y me explicara primero la segunda.
Agente de seguridad: Pues vaya, no me gustaría llevarle la contraria, pero ahí nos enfrentamos a un pequeño problema, ya que lo que usted me plantea es un imposible. Estaríamos ante un oxímoron* ya que en el momento, que yo le explique la que era la segunda opción para mí, será la primera para usted, de modo, que me es imposible saltarme la primera. A no ser que me diga que quiere me salte la que tenía yo en mi mente como primera, en ese caso, podríamos solventar este entuerto, pero si lo que pasa es que tiene algún problema personal con el hecho primero, primera o primerizo, yo ahí ya no puedo entrar, ni pincho, ni corto. Mi madre de pequeño siempre me dijo que no me metiera en las entelequias mentales de los demás, que es de mala educación y huelen mal.
Usuario anónimo llamado Ruperto: A ver caballero, no me líe. Yo he venido aquí a vender mi libro, ah no, eso no! Tan solo le pedía información sobre los modos y usos del colarse en esta estación. Soy un ignoto en el tema y al verle ahí periplantado* con ese uniforme tan elegante que lleva, me ha dado la sensación de que usted era una persona entendida y me podría ayudar, pero por favor, no me intente vender oximorones por meninas, que mi tiempo es el que es y me espera su mujer en casa para cenar.

(*oxímoron: dícese…nada, nada, no lo voy a decir, quien no sepa el significado de la palabra que la busque en el diccionario que para eso están y si puede ser un diccionario físico, nada de ciberniteces de esas..
*periplantado: no está mal escrito, es una palabra inventada)

Agente de seguridad: Mi mujer ha dicho?
Usuario anónimo llamado Ruperto: Sí su mujer, Gertrudis, así se llama no?
Agente de seguridad: Sí, así se llama.
Usuario anónimo llamado Ruperto: Pues eso, su mujer Gertrudis me espera en casa para cenar, pero eso no viene al caso, caballero, limítese a cumplir con sus funciones, que son las que son y no me quiera despistar con temas personales que ni le van ni le vienen.
Agente de seguridad: Tiene razón señor. En todo caso, dele recuerdos a mi señora cuando la vea.
Usuario anónimo llamado Ruperto: De su parte caballero, pero vayamos al grano…dígame los modos de colación, para poder elegir. Me muero de ganas de elegir. Es tan angustioso y excluyente… el elegir digo… pero bueno, otro día ya hablaremos de la angustia existencial que hay detrás de cada elección y vayamos al caso, que su mujer me espera en casa.
Agente de seguridad: Sí, por favor, que mi Gertrudis detesta que le hagan esperar. Vayamos al caso, al grano y al meollo o quid de la cuestión. Si le place le explicaré las diferentes opciones con el siguiente orden: primero empezaré por la cuarta, después por la vigésima, después por la octava y acabaré con la cuarta de nuevo…
Usuario anónimo llamado Ruperto: Pero no me había dicho que habían cuatro opciones?
Agente de seguridad: Pues claro señor. La cuarta, la vigésima, la octava y la cuarta. No ponga en duda mis palabras porque así no acabaremos nunca, de acuerdo?
Usuario anónimo llamado Ruperto: Sí disculpe, es que es mi primera vez y estoy un poco nervioso, ya me entiende…
Agente de seguridad: De acuerdo, no pasa nada, usted relájese y escúcheme. Aunque ahora que me acuerdo, lo mejor será que empiece por la introducción, ya que hay algunos extremos importantes que debe tener en consideración, como por ejemplo, que lo más importante es que usted debe intentar colarse sin que el agente de seguridad le vea, porque si no éste se vería legitimado y con el derecho a agredirle físicamente sin compasión alguna.
Usuario anónimo llamado Ruperto: Disculpe mi ignorancia y hay algún agente de seguridad en esta estación?
Agente de seguridad: Pues creo que soy yo o al menos eso me dijeron cuando hice la entrevista de trabajo y la pertinente formación de seis meses, pero no me haga mucho caso, ya sabe que las cosas nunca son lo que parecen. De hecho, le voy a decir la verdad, solo soy agente de seguridad mientras trabajo, cuando acabo mi horario y me voy para casa, dejo de serlo, pero eso que quede entre nosotros. Tengo una doble vida, la laboral y la extralaboral, aunque no se lo crea. Ya sé que parece raro, pero fuera de aquí tengo un piso, tengo dos hijos y me gusta hacer ganchillo las noches de luna llena.
Usuario anónimo llamado Ruperto: Tranquilo caballero, su secreto queda a buen recaudo, pero diga, diga, que me tiene expectante con el tema de las opciones. Recuerde que su esposa me está esperando y no querrá hacerle esperar, verdad?
Agente de seguridad: No, claro. Pues lo que le decía… es sumamente importante que se cuele sin que yo lo vea, de manera que deberá hacerlo cuando esté despistado. También tiene la opción de entretenerme con algo para allanar su terreno. Le recomiendo que contrate un grupo de percusión y viento para que se ponga a tocar algo aquí adelante. A mí me gustan mucho, me quedaré anonadado escuchándolos y usted podrá colarse sin problemas.
Usuario anónimo llamado Ruperto: Pero me va a salir muy caro contratar ese grupo, no sé si me va a salir a cuenta colarme…
Agente de seguridad: A ver caballero, es que usted lo quiere todo…Céntrese en su objetivo que es colarse y no me ande con chiquitas. No le explicaron en la escuela que los medios siempre justifican los fines?
Usuario anónimo llamado Ruperto: Pues ahora que lo dice, no recuerdo si me dijeron que los fines justificaban los medios o si los medios eran fines disfrazados de medios o si los medios centros distribuían mejor el juego o si los fines justificaban los miedos o si los fines de semana tocaba hacer la lavadora, o sea que no se preocupe mucho por mi escuela, que además, ya la han tirado abajo y en su lugar han construido un hotel turístico para zurdos.

Agente de seguridad: Okey, okey, ya veo que no quiere hablar de su infancia, por algo será, porque siempre hay un motivo para todo, pero no entremos en terrenos resbaladizos, por no decir pantanosos, que es tarde y no quiere llover…Bien, pues escúcheme atentamente y tome nota por favor. Una vez haya despistado al agente de seguridad, que en este caso, creo que soy yo, tiene, como ya hemos dicho anteriormente, cuatro opciones para colarse. Empezaré como también le he dicho anteriormente, por la cuarta. La cuarta dice así: “El usuario podrá proceder a colarse en el metro aportando al agente de seguridad o a la persona de información pertinente un documento firmado por su madre, en el cual ésta le dé permiso para hacerlo. Bajo estos términos, el usuario siempre podrá proceder o prodecer* a la colación de manera automática y sin tener que despistar al agente de seguridad.” (cambia de tono) Como ve, ésta le sale bien de precio porque no tiene que contratar ninguna banda de viento y de percusión, pero ya le digo que es la más complicada, porque ya se sabe cómo son las madres y si quiere que le diga la verdad he visto muy pocos de esos justificantes…
Usuario anónimo llamado Ruperto: Me imagino, pero además, yo ya no tengo este justificante y además mi madre vive en Torrejón de Ardoz y se me haría un poco complicado en estos momentos..
Agente de seguridad: Bien, pues pasemos a la vigésima opción que dice tal cuál así: “el usuario tendrá derecho a colarse cada día en todas las estaciones del metro de la ciudad y hasta la zona 2 de cercanías, previo pago mensual de 46 euros con 75 céntimos. En ese caso procederá a introducir en la máquina la tarjeta de cuele, que le haríamos llegar después del pertinente pago y así podrá colarse con pleno derecho.”(cambiando de tono) Como ve, con esta tampoco
tendría que contratar la banda musical. Entre nosotros dos, aproveche que está de oferta.

(*prodecer: nueva palabra inventada derivada de proceder…a ver si no me voy a poder inventar las palabras que me dé la gana…)

Usuario anónimo llamado Ruperto: A ver caballero, por muy de oferta que esté, si me quiero colar es porque no tengo dinero para pagar, o sea que no me ponga de mala leche, porque se me está acabando la paciencia y cuando me encuentre con su mujer le voy a decir que usted tiene una doble vida, la laboral y la extralaboral.
Agente de seguridad: No, por favor, eso no. Es que usted me lo pone un poco difícil. Quiere colarse sin gastar un duro. Me lo hubiera dicho antes y habría empezado por la octava opción. Es la más adecuada, la que mejor se ajusta a su perfil de feisbuc. Dice así: “el usuario podrá colarse de facto si trae un carnet de desobediente expedido en el punto de información del ayuntamiento de su barrio, barriada, distrito o zona pericraneal. Con dicho carnet el cuele está asegurado. También lo puede conseguir en cualquier centro social okupado de Barcelona, pero en ese caso solo se podrá colar los días pares, para colarse de facto los días pares e impares deberá disponer el carnet de desobediente expedido por el ayuntamiento.”
Usuario anónimo llamado Ruperto: Pero caballero, no tengo tiempo de conseguir ese carnet, su esposa se va a cansar de esperarme.
Agente de seguridad: Pues no sé, señor, lo va a tener un poco complicado para colarse, pone muchas reticencias y resistencias al tema. Debería ser un poco más flexible y abrir sus miras sino le va a ir muy mal por la vida.
Usuario anónimo llamado Ruperto: Bueno, deje de meterse por mis entelequias que es de mala educación y acaban oliendo mal.
Agente de seguridad: Bien, ya me callo, yo solo quería ayudar, pero me temo que usted solo podrá colarse siguiendo la cuarta y última opción que dice así: “el usuario podrá colarse saltando el torniquete o pasando con otro usuario que se haya empecinado a pagar. Bajo esta medida el usuario tendrá derecho a recibir violencia por parte del agente de seguridad si éste le sorprende cometiendo el acto o a pagar una multa de 100 euros si los amables revisores le piden el billete de metro correctamente validado y usted no puede aportarlo por haberse colado.”
Usuario anónimo llamado Ruperto: Vaya, pues sí que está complicado el asunto. Solo tengo una opción para colarme, pero no tengo dinero para la banda musical. No podré despistarle. No sé, caballero…está claro que ésta última es la única opción que tengo pero como puedo hacer para despistarle? Hay alguna modo de despiste que no requiera ningún dispendio económico?
Agente de seguridad: Uy, no, yo solo me distraigo con bandas musicales de viento y percusión contratadas y piense que soy un experto en descubrir si esa banda ha sido contratada o no. Las bandas sin contrato no me distraen.
Usuario anónimo llamado Ruperto: Es que me sabe mal por su esposa que me está esperando y ya sabe que detesta que le hagan esperar. No me podría hacer el favor de dejarme pasar? Si al fin y al cabo, llevamos tanto tiempo hablando que ya somos colegas, no?
Agente de seguridad: Lo siento mucho, pero mis funciones son las que son y no son otras, ya me entiende verdad? Si fuera por mí no tendría ningún problema. No es nada personal contra usted, pero las cosas son como son y mi deber es mi deber, supongo que lo entiende, no?
Usuario anónimo llamado Ruperto: Sí, claro, no se preocupe. No hay nada que hacer. Tendré que pagar. Algo de dinero tengo.
Agente de seguridad: No, pero como va a pagar? Que van a decir sus amigos de usted? Piense que aquí hay cámaras y nunca se saben hasta dónde pueden llegar esas imágenes. Dirán que es un conformista, reformista, alienado, burgués, obediente sin coraje alguno que pasa por el tubo como cualquier otro. Eso es lo que quiere que piensen de usted?
Usuario anónimo llamado Ruperto: No claro, eso no me lo puedo permitir. Sabe qué? Que mejor me marcho y ya está… (resignado, camina lentamente hacia la salida, pero se detiene y vuelve). Una cosa (dubitativo y medio inventando en la marcha), mire es que…mmm…sí, que…nada que… ayer creo que me dejé la carpeta con los deberes de mi hijo abajo en la estación cuando estaba sentado esperando el metro y claro, usted tiene hijos me ha dicho, no? No querrá que a mi hijo le riñan por no hacer los deberes verdad?….pues eso, me deja pasar un momento a ver si encuentro la carpeta? Y le juro que vuelvo enseguida. Paso solo un momentito.
Agente de seguridad: Pero no decía que iba a cenar con mi mujer.
Usuario anónimo llamado Ruperto: Eh? Ah, sí claro, pero me acabo de acordar de lo de la carpeta y ya sabe que lo primero es lo primero.
Agente de seguridad: Exacto, lo primero es lo primero y lo segundo siempre es lo tercero. Bueno caballero, le dejo pasar, pero solo un momento. Me vuelve rápido, de acuerdo?
Usuario anónimo llamado Ruperto: Sí, sí, se lo juro por su santa esposa.
Agente de seguridad: De acuerdo, pase, pase. Le espero aquí.
El usuario anónimo llamado Ruperto consigue por fin colarse.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: