últimos días del “terrat” (01/10-05/11)

Las gaviotas intentan
despistar a la lluvia
con su vuelo intermitente,
hasta que deciden rendirse,
posarse sobre una grúa
(esas que toda ciudad que se precie
debe tener en su paisaje urbano)
y dejarse empapar por la lluvia,
“ya parará…” deben pensar.
Tres gaviotas más,
viendo la sabia decisión
de sus compañeras,
deciden empaparse también
sobre la grúa,
conformando así,
una silueta de grúa
digamos que especial.
Y así pasará seguramente,
todo el día,
hasta que la noche
se coma la lluvia
y llueva sobre los tejados de la noche.

Un día de invierno
que me trae esperanzas cercanas
a una dificultad lejana,
a pesar del frío,
a pesar de la lluvia
a pesar de los planes rotos
y a pesar de la angustia incesante
de quien necesita devorar algo
que no sabe exactamente que es.
Son esperanzas cercanas
que saben y huelen
a posibles gramos de felicidad.

La lluvia cae
sobre mi tejado roto
(y no es una metáfora)
pero yo estoy traquilo
porque se que aún
hay sueños por conquistar,
mujeres a las que cortejar
y porque vivo el presente
segundo a segundo
sin anteojos de angustia
mirando el futuro,
tan solo respirando
este momento presente,
este segundo presente…
La lluvia sigue cayendo
sobre mi tejado roto
(y sigue sin ser una metáfora),
pero yo estoy tranquilo,
aunque las goteras mojen mi cama
(tampoco hay metáfora aquí
gracias al administrador de la finca)
porque siento que cada paso
es mi paso,
que uno puede saborear
más y mucho mejor
los regalos que te ofrece la vida
si cada célula de mi cuerpo
es capaz de vivir
tan solo el momento presente,
sin miedo a la próxima estación,
porque la próxima estación es Presente.
Próxima estación: PRESENTE!

Mi padre se encontró con una esperanza,
que perdió por el camino,
pero luego se dio cuenta
de que en cada camino
hay una esperanza
y la acarició dulcemente,
le dejó un espacio íntimo,
entre sus libros y su colección de colecciones
para así encontrar finalmente “el seu remei”.
Pero mi esperanza donde quedó?
dónde voló si es que voló?
Dicen que entre los pasos
y los gijarros del camino
siempre asoman
las orejas de la resbaladiza esperanza.
Si lo dicen ahí estará…

Poema d’aniversari pel meu amic Antonio

Perque ets el meu amic, t’estimo.
perque has estat on havies d’estar
quan jo no sabia ni on estava,
perque quan riem plegats
la terra tremola sota els nostres peus,
perque quan ens mirem als ulls
i se’ns escapa rebel,
un pícar somriure entre els llavis,
vol dir que ja coneixem
el color de la neurona
del nostre últim pensament
i quan estàs a punt de dir el que penses
jo ja estic pensant el que estàs a punt de dir,
perque quan unim els nostres somnis
fen volar coloms a tort i a dret,
encara que siguin coloms amb coixera a les ales
i sense importar-nos gens ni mica,
l’alçada des d’on poden caure,
(però som feliços mentres els fem volar)
perque per sobre de totes les coses
i per sota de la resta,
has estat on havíes d’estar
quan jo no sabia ni on estava,
perque ets el meu amic,
t’estimo.

Tinc el sentiment obert de bat a bat
i una dolça tristor que m’acarona el pensament,
una tristor suau i tendre,
que em bressola l’ànima
i m’atorga l’immens plaer,
de tornar a estar en contacte amb mi mateix.

Este sol de domingo,
de esta primavera
que parece que no llega,
pero que ya se está preparando
para los primeros sudores del verano,
nutre mi piel
con inmensas ganas de comerme la vida,
con la vitamina B necesaria
para escudriñar uno a uno,
los placeres que se inyectan por mis venas
y colman mi vida.

Vivir sin prisas,
con la mente relajada
y sin tensión en el craneo
de las preocupaciones,
con la respiración pausada,
los ojos bien abiertos
ávidos de otros ojos bien abiertos,
ávidos de otros ojos bien abiertos…
con el sol en la cara
y una sonrisa casi involuntaria
entre los labios.
Ojalá!!!

El día cierra sus puertas por hoy
con nubes nocheras de viento fresco
preparando el albor del otoño
y el primer plato del adiós al verano.
Aunque yo me resisto,
sentado en mi terrado,
de pelo en pecho
y viendo como otra gente de otro terrado
también hace vida de terrado.
La cercana noche
zumba ruidos de ciudad a medio gas,
como esos ladridos lejanos
que se oyen
en la tranquilidad de todos los pueblos.
Podría, ya, encender las luces
para poder ver estas letras,
pero me resisto,
prefiero empaparme lentamente de la noche,
que mi piel se unte poro a poro
del lento anochecer
sin artificios de por medio
que falseen este momento.
El día parece que se escurre
por entre las nubes
y la noche se hace cada vez más grande,
acompañada de una suave brisa
con semillas de otoño.
Y en este anochecer,
cada vez más noche,
aquí sigo sentado en mi terrado
con la mente en el presente
feliz de ver pasar las nubes por el cielo.
Voy a encender la luz
que ya casi no veo…

Había una vez,
una noche que era mía
sin espinas en el tallo
ni amarguras en las mirada
Había una vez
una noche que era mía,
con un acento en el presente,
con un amplio pecho
que respira calmo.
Había una vez una noche
que era esta…

Donde hubo huellas
tiene que quedar camino
lo mismo que dónde hubo fuego
tuvieron que quedar brasas,
de manera que,
rastreando las huellas
llegaré al camino,
ese camino que un día
sin saber cómo, ni dónde
me di cuenta que había perdido.

Tengo que recuperar mi pasado,
mimar mi pasado,
porque solo si se de dónde vengo,
podré saber a dónde voy,
porque el pasado y el futuro
forman un continuo unido por el presente,
así que no puedo negar mi pasado,
porque sería como negar mi futuro.
instalar en este presente,
las semillas del pasado
como trampolín hacia mi futuro.

El tiempo pasa como una apisonadora, sin más
y uno sigue en el mismo sitio
con las mismas o diferentes preocupaciones,
con más arrugas en la frente
y más canas en el cabello.
Nubes grises de invierno
encierran la ciudad,
pero uno siempre tiende a mirar
por dónde se entreabre la tarde
y el Sol se abre mal paso
por entre las pocas rendijas
que el gris nube le permite.
Quizás sea,
porque siempre hay que mirar
por dónde asoma la esperanza
o al menos intentarlo…
aunque a veces cueste.

El salto al vacío
me anuda una corbata
en la garganta
y me hace reavivar
las brasas del miedo,
al mismo tiempo,
que las orejas del lobo
asoman por entre los matojos,
pero hay que saltar…
es la única esperanza
para mantener la esperanza.

Retomar el viejp camino
para hacerlo nuevo
paso a paso,
donde la huellas se conviertan
en semilla de esperanza
en semilla de sueño.
Reencontrar
el brillo de mis días
para que la luna
recupere su cariz poético
y se olvide
de su satélite función.
Como si dijéramos
hay que empezar de nuevo…
cómo lo hacemos???

M’han robat el terrat,
m’han esgarrapat el cor,
m’han tornat a estripar l’ànima
i l’han fet a bocins,
m’han proposat com en el circ
el “más difícil todavía”
Diuen que a les penes punyalades i
que s’han de treure forces
d’on no hi ha,
però es fa difícil la remuntada.
Volia tornar a començar de nou
però tant no feia falta.
Ara que estava recuperant el somni,
ara que havia redescobert
les meves petjades en el camí,
ara que volia tornar enrere
per tirar endavant,
ara que l’esperança
ja brillava en els meus ulls,
m’estan obligant a agafar
una embranzida molt costosa.
Surt la fosca a Barcelona,
se’n va el dia
amb una nova ferida
que segurament deixarà cicatriu
en la fina pell del meu dolor.

Els últims rajos de Sol
lluiten contra l’estela d’un avió.

DUELO A LAS PALABRAS ROBADAS.

Me han robado las palabras (literalmente)
un no se quién malnacido
y muy mal bienvenido
se me las ha llevado
a un no se dónde
que nunca podré encontrar.
Me han robado palabras
que eran versos,
versos que habían nacido
del fondo submarino
de mis entresijos más íntimos.
Me han robado palabras
que eran un pedazo
y una extensión de mi persona.
Un malnacido
y nada bienvenido
entró en mi casa
para robarme las palabras
y me duele
como si me hubieran arrancado
un órgano vital
sin anestesia, ni compasión,
sin vaselina, ni indulgencia posible,
pero sin perdón;
no hay perdón
para los que se atreven a robar
las estrellas del cielo.

La vida se torna del color del misterio
y la incertidumbre viene a visitar
mis días futuros;
el riesgo se apodera
de mis párpados pesantes
que ya empiezan a tener sueño.
La vida se abre como un dulce melón
que estoy a punto de comer,
con el placer renovado
de haber reencontrado
el sabor de las cosas.
La insipidez de mi paladar ha huído
por entre los miedos
que frenaban mi salto
y ahora,
el hervidero de mi mente
salta, baila
se regoziga y canta
al son de mis nuevas ansias
de ser feliz a conciencia.
Vuelvo a pisar mis huellas!

El Sol de Terrat
m’acarona la cara,
mentre el meu fill
juga immers en la seva fantasia
i una improvisada sopa
s’està coent a la cuina.
És diumenge,
Barcelona es prepara lentament
per l’arribada de la primavera.
Novament torna la primavera
com cada any,
sempre torna,
sempre tan desitjada,
sempre tan volguda.
No importa que cada any es repeteixi,
cada any a finals de l’hivern
neixen amb unes ansies renovades
les ganes de primavera,
el desig de primavera,
de l’escalfor del sol,
l’alegria de la gent
i dels dies més llargs.
La primavera
com ànima redentora
de les nostres penes,
cada any emergeix,
amb el mateix desig de sempre,
tot esperant,
que ens guareixi d’alguna cosa,
que de vegades,
ni nosaltres mateixos sabem que és.
I de vegades funciona,
però d’altres,
hem d’esperar a l’estiu,
a la tardor
o a d’altres primaveres,
però no importa,
perque la primavera
sempre ens guareix
d’alguna foscor de l’hivern
enquistada al cor.
La sopa ja està feta
i ara el Mateu
bocabadat està mirant els dibuixos.

Que la vida
sea melocotón,
sol y primavera.
Que la vida sea
sábado,
desayuno de fin de semana
y días largos.
Que la vida sean
bellas mujeres paseando
bajo el sol de barcelona,
un domingo víspera de festivo
y con ansias de primavera en la piel.
Que la vida sea
descubrir la mirada furtiva de una mujer
en los asientos de enfrente, en el metro,
estirarse en la playa
bajo el sol de invierno
y el placer casi ilegal
de fumarse un cigarrillo con el café.
Que la vida sea
melocotón,
primavera, verano
y sol, mucho sol
y que yo, siempre tenga ganas de Sol.

Pedalejar amb la bici
fins trobar-te amb el mar
cara a cara,
sentir el Sol
i la brisa
acaronar-te el rostre
i buidar la ment
de mals esperits,
mentre el xiuxiueig de les onades
bressola la serana buidor del pensament.

Tengo una angustia,
de no se porqué,
pero en el fondo si lo se,
que me provoca
un cosquilleo asesino
en el estómago
más irracional,
de mis días de interrogante en el futuro
y miedo en el iris frontal de mi mirada.
Uffff!
(uno no está tan bien como dice, ni tan mal como piensa)

La lluvia cae sobre Barcelona,
como aliada con el destino
para engrisecer un poco más
el color de mis días presentes.
Cómplice de mis angustias,
la lluvia se ha empecinado
en mojar los terrados de barcelona
y así lleva tres días seguidos.
Esta gris lluvia
me da la bienvenida
a ésta, mi nueva vida
de libertad con espinas.
Quizás toda libetad
tiene sus espinas
y es el precio que haya que pagar?

La vida dona moltes voltes
i les voltes solen marejar.
La vida és de molts colors
i de moments tan diferents entre si,
que semblen d’una vida aliena.
La vida son moltes vides
La vida és ingovernable,
tot i que de vegades,
ens creiem omnipotents.
La vida és més que respirar,
però d’un respir depén la nostra vida.
La vida és fràgil,
passa el temps
i com un sabó mullat
se t’escapa de les mans.
La vida és una cosa,
que demà serà un altre,
te molt poques veritats
que es mantinguin amb les canes
i l’erosió de les arrugues sota els ulls.
La vida és un segon,
aquest segon,
la vida és present,
la vida sempre mira
amb ulls de present,
els únics que tenim
i amb ulls de present
no podem preveure el futur,
és impossible.
La vida es va fent pas a pas
i cada pas és diferent
i ens conforma diferents,
ens fa diferents
al que érem abans de donar aquest pas.
La vida és una constant transformació.
La vida pot ser i és meravellosa,
sobretot ai som capaços
de treuer’ns la por a viure-la
(amb totes les seves conseqüències)

Es de noche,
el sueño se acerca a mis pupilas,
escondite de mi temor
y de mi esperanza.
En la fragilidad de mis ojos
se esconde el niño
que un día fui
y que a veces,
aún siento muy vivo dentro de mi.
En esta noche,
de esta nueva era
sin infiernos ajenos a mi persona,
siento que tengo mi vida
entre mis manos,
lo cuál me produce
una enorme alegría
y un tremendo miedo.
Es de noche,
las palabras se reemblandecen
en el silencio
y el sueño se enamora de mis pupilas
lentamente,
como se fraguan los grandes amores.
Todo va a ir bien, me digo…
todo va a ir bien…

PESIMISMO OPTIMISTA
Quizás llegue el día,
el momento,
el segundo
en el que me de cuenta
de cuál es el secreto de la vida,
quizás llegue ese día
pero también puede ser
que quizás llegue el día
que descubra que no hay secretos,
que no existen fórmulas mágicas,
que la vida es un misterio
y la única respuesta posible
es que hay que vivirla,
que tenemos el deber de vivirla
vivirla momento a momento,
que hay una fuerza
que viene de no se´que rincón
de nuestro mapa genético
que nos empuja a vivirla
y en nuestras manos está
dotarla del nivel de brillo
que queremos para nuestras vidas.

La tarde
coloca los cimientos de la noche,
las primeras golondrinas
inauguran la primavera
y revolotean por los terrados
en busca de su antiguo nido.
Los últimos ruidos de la ciudad
llegan a mi
como un bálsamo
para mi angustia,
a este mi terrado
desde el que contemplo
el movimiento de las nubes
y del que,
con la tristeza ya en la mano,
me estoy despidiendo.

ME’N VAIG DEL TERRAT
Tengo un saco de lágrimas
a punto de brotar de sus borbojones,
desde las cuencas
de mi tristeza,
desde la nostalgia
de lo que aún no he perdido
pero estoy a punto de abandonar.
Tengo una tristeza
a punto de ser lágrima,
unos ojos con el futuro
sabor a sal resbalando por el rostro.
Tengo una pena
que está a punto de estallar
por entre mis huesos
y mis venas.

(Y llegó mayo, el mayo del 2011 y un torrente de vida llegó a Barcelona y a mi vida y de nuevo los versos de Gabriel Celaya volvieron a cobrar sentido y a recuperar plenamente su sginificado:

“…a la calle que ya es hora
de pasearnos a cuerpo
y mostrar que pues vivimos
anunciamos algo nuevo…” )

He recuperado mis huellas digitales,
estas huellas digitales
que ahora siento
palpitando intensamente en mi pecho!!!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: