recuperando mis huellas digitales (10/10-05/11)

06/10/10

Y vuelven las letras con sabor a pantalla

las palabras hijas de un teclado,

los pensamientos hechos noche

y las noches escritas sin papel.

Es el inicio de una nueva relación conmigo mismo

con el ordenador como testigo,

justamente ahora que he recuperado

el polvo de estrellas de mis días

y mis noches,

ahora que he abierto

un proceso de paz con mi persona

y he firmado un tratado

de buenas intenciones con mi alma,

ahora que respiro calmo

y con las semillas del pasado

estoy cosechando mi futuro

Y vuelven las letras con sabor a noche,

el teclado con dedos sin papel

con las huellas digitales del pasado

y con nuevo

pero antiguo

polvo de estrellas

para volar de nuevo

volar, volar,

volar

camino de mis huellas

en busca de mi pasado,

porque lo importante

no es dónde me llevan las huellas

sino que las huellas me muestran el camino

gracias…

——-

El sueño cabalga por mi cansancio

con la bandera de la mente vacía

y la impotencia de las pocas ganas

de crear un universo colmado de poesía

Es un cansancio que me lame los huesos

y me cuelga en la puerta del pensamiento

el cartel de cerrado por descanso del personal

y a pesar de esa fuerza que me cierra los ojos

y me hunde en las profundas raíces de mi sofá,

me rebelo contra ello

para escribir aunque tan solo sea

estas letras

como una resistencia a la autoridad

y una oda a mi empecinamiento personal

o también denominada

tozudez vital.

————

El amor lo dejé olvidado

en la taza de desayuno de la última discordia,

entre las sábanas de sudor compartido,

por entre las negras lágrimas del odio.

El amor lo dejé olvidado,

por ese lugar de la mancha

de cuyo nombre no quiero acordarme

y aún no he querido buscar.

—————

La lluvia del otoño

parece que ha barrido las telarañas

que había en mis ojos

en esos ojos

que miran hacia adentro,

mientras mi hijo me pregunta:

“què estàs fent?”

Vbnmjhklewr45 (aportació del meu fillet al poema)

 

En el silencio hay un vacío

y el vacío está lleno

de aquello que hinche el alma

y la coloca sin trabas, ni profilácticos,

en su sítio,

a pesar del dolor

y a pesar del vértigo

En ese vacío

están impregnadas

las huellas digitales

que te indican en que punto exacto

de tu respiración estás;

en qué punto exacto del camino

te hallas detenido;

porque solo a través de mis huellas

encontraré mis pasos

y solo a través de mis pasos

descubriré el camino.

Y en el vacío,

en el silencio del vacío,

tan lleno de esas cosas

que me hinchen el alma

y la colocan

sin trabas, ni profilácticos,

en su sitio,

a pesar del dolor

y a pesar del vértigo,

en ese vacío,

irremediablemente

no puedo escapar de mi mismo,

como si me pusieran

un espejo delante,

el cuál, no pudieran esquivar mis ojos

y ante el que tan solo me queda un opción:

enfrentarme a él,

enfrentarme a mi mismo.

En ese vacío

estoy desnudo frente a mi,

sin parches,

ni dignas excusas,

ni hierros ardientes donde quemarme los dedos,

ni válvulas de escape hacia no sé dónde,

en ese vacío estoy yo.

——————

En este rincón del domingo,

el domingo parece menos domingo,

con los últimos rayos de Sol de la tarde

bañándome el rostro,

unos rayos sin fuerzas para calentar,

pero con altas dosis de bálsamo

para la tristeza dominical.

——————-

A veces el domingo

se convierte en una lágrima a punto de caer,

sin saber exactamente porque,

por nada y por todo a la vez;

la tristeza se hace un hueco

entre este otoño

que lentamente

va enfriando los huesos de la ciudad;

la tristeza inunda lo que embarga

y se apodera de esta tarde de domingo

con claro color a domingo

y rancio regusto a domingo.

——————-

Es la vida

que a veces duele

o a veces aburre

y otras veces muchas

o muchas veces

no encuentras el camino

aunque no dejes de caminar.

Es la vida

que a veces

no entiendes

y otras veces muchas

cuesta

Dios y su padre

encontrarle una pizca de sentido.

Es la vida

que a veces amas

y amas inmensamente

pero eso no basta.

La luna está saliendo por mi terrado,

mientras derramo mi tristeza de domingo

y la vida continúa

sin poder detenerla,

la vida continúa

y otras veces muchas

siempre continúa….

—————–

Parece que hay rayos de sol

y rayos de luna,

que se han aliado

para dar nuevamente luz

a mi camino,

espero no dejarme llevar más

por el canto de sirenas

que me lleva allá donde no quiero llegar

y que esta vez

tan solo tenga oídos

para mi propio canto,

porque este canto,

me llevará a lugares

de la mancha que sí quiero acordarme.

———————–

La noche me devuelve

las letras de ordenador

y la vista pegada a la pantalla.

Son días de esperanza,

de reconquista de los sueños

y de apuesta por uno mismo.

Son días para esquivar el miedo

y hacer, hacer y hacer,

mucho hacer

para que el verbo

se convierta en carne.

Son días de libertad conquistada

deseada y sufrida.

Son días de rehacer mi vida

de rehacerme,

de remontarme,

de rehallarme,

de redescubrirme,

de reinventarme,

de resoñarme,

son días de empezar de nuevo

sin empezar de nuevo,

tan solo des del justo punto

donde lo dejé.

La noche vuelve a escribirme

versos en la frente.

—————–

Desde este “terrat” que estoy a punto de abandonar

y del que ya llevo varias semana despidiéndome,

me gustaría ser viento

y nadar entre sus olas

por entre el cielo azul,

una tarde de primavera

en la que la ciudad

ya ha salido de su crisálida invernal

y la alegría camina a pie de calle,

como para fundir mi mente

entre las partículas del aire

y así suavizar mi frente

suavizar mi pecho

y deshacer mi angustia

átomo a átomo.

 

LES ORENETES DEL MEU TERRAT.

Ya han llegado las golondrinas

pero yo me voy;

este año no dormirán en mi techo,

no rasgarán el falso techo de mi noche,

no las veré bailar por el cielo al atardecer

en busca de sus nidos,

no serán el verano de mis ojos.

Bienvenidas golondrinas,

qué seáis felices un año más,

por estos parajes de sol y antenas,

se que vosotras no notaréis mi ausencia,

pero os aseguro

que yo os echaré mucho de menos…

 

Una liviana felicidad,

de la que parece

que no acabo de conocer su nombre,

se me entremezcla,

entreteje

y se me enreda

con una angustia

color piedra

que me pesa

y que no se

por donde hacerla caer

para desenredarla

de mis cabellos

de calvicie futura.

———————

Ya tengo un nuevo cielo

donde descansar la vista

y hacer reposar mi alma.

He salido de un pozo oscuro

de años sin saber dónde estaba,

dónde tenía la brújula

que orientaba mis pasos

y he logrado, por fin,

tocar la felicidad

con la gema de mis dedos

con la punta de mis huellas digitales,

de mis propias huellas digitales.

He salido de un pozo

más oscuro que una zeta.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: