Archivo | Uncategorized RSS feed for this section

Estimada Nopàtria

13 Oct

 

Vivim moments difícils de pair, que superen allò estrictament polític i s’enfilen cap el terreny  personal.  La fermesa dels posicionaments nacionalistes, establint un discurs dicotòmic, fa difícil l’escapatòria de ningú, per molt que vulguis fugir i no et vulguis implicar, sobretot quan les conseqüències pràctiques del tema afectaran a totes d’una manera o un altra. Així veiem com la política a través del discurs nacionalista s’escola intensament en la subjectivitat individual de cadascuna  i ens fa patir  les seves conseqüències.  Aquest fet queda palès en la vivència quotidiana d’aquests dies,  on podem veure com moltes persones viuen angoixades per les seves pròpies  contradiccions internes, les baralles entre familiars, discussions entre amistats, bel·ligerància irrespectuosa per les xarxes socials, por a expressar la pròpia opinió quan el teu context més proper manté una pensament diferent al teu, sentiments de culpa per no tenir clar el que has de fer, frustració, impotència, tristor i molta preocupació pel futur més proper. En aquesta tessitura percebem més que mai aquella idea de que allò personal és polític.

Evidentment , totes aquestes vivències quotidianes  son fruit de la situació política, però sobretot d’una de les característiques que està predominant aquests dies, que és la dicotomització del pensament i per tant de la societat o a la inversa, la qual cosa, no deixa de ser un intent de híper-homogeneitzar el disurs polític i generar un pensament únic.

I si estirem una mica més del fil ,veurem que això no neix del no res, sinó que te molt  a veure amb la naturalesa del pensament nacionalista d’ara i de sempre.

En l’actual context hi ha certa gent que s’hi troba a gust en aquesta dicotomia, ja que es troben en massa i amb molta càrrega emocional en un dels dos bàndols (quan més intens és un, més intens és l’altre), però totes aquelles persones que no ens identifiquem en cap dels dos bàndols, aquesta constricció externa a la que estem sotmeses, aquest embut per on gairebé ens obliguen a passar, aquesta intenció de fer-nos partícips i acceptar aquest pensament únic, el vivenciem com una opressió, la qual per un moment, ens deixa fora de combat, però quan tornem a tenir plena consciencia, el que sentim desig de fer, és trencar aquests barrots i rebel·lar-nos contra qualsevol dicotomia i contra qualsevol intenció de generar pensament únic a través de nosaltres.

Així que, aprofitant l’avinentesa, crec que ara és un bon moment per posar sobre la taula una crítica constructiva, frontal i visible contra els nacionalismes i les seves conseqüències. Estaria bé que aquesta veu no quedés silenciada entre aquest desgavell de banderes, himnes nacionals i soroll dels sabres a les casernes.

El nacionalisme es caracteritza per vertebrar la seva ideologia a partir de la territorialitat i els elements culturals que l’envolten. La pàtria i el sentiment de pertinença a un territori, experimentat  com quelcom positiu i compartit, acostuma a ser el motor de tot discurs polític que dona vida a qualsevol plantejament nacionalista. L’èmfasi  es posa exclusivament en la territorialitat, deixant de banda qualsevol altre aspecte polític. Aquest fet deixa palès que l’ideari nacionalista acaba sent quelcom força simplista ja que no te en compte altres aspectes importants per la vida de les persones i la organització de la societat, com ara son  la distribució de la riquesa, la gestió dels recursos naturals, el modus de cobrir la necessitats de les persones, etc.

Normalment, les persones no solen sentir-se exclusivament nacionalistes, també acostumen a tenir certa ideologia que gira al voltant d’altres aspectes (se senten d’esquerres, de dretes, socialistes, etc…), però malauradament, quan el context polític facilita que els sentiments nacionalistes estiguin a l’alça i siguin el pensament imperant, això fa que ens trobem amb un discurs simplista que obnubila totes les altres qüestions polítiques, les quals  tenen una gama més àmplia de grisos,  i divideix a la població entre els que senten com a seva aquesta territorialitat i els que la senten aliena.  Com si allò més important fos el fet que hagis nascut a un punt determinat del planeta, el seu folklore, la seva llengua, les seves tradicions i a partir d’aquest fet, s’elabora tot el discurs polític. D’alguna manera no deixa de ser una visió egocentrista de relacionar-te amb el món.

D’altra banda, el nacionalisme acostuma a generar sentiments de pertinença a un territori molt reduccionistes i homogeneïtzadors. És a dir, per que les persones sempre ens hem de sentir part de territoris que tenen certa estructura política i institucionalitzadora? No serà per que a més del cert sentiment existeixen interessos per que em senti d’aquesta forma i no d’un altre? Per exemple, per que no puc sentir que la meva pàtria es la meva ciutat o el meu barri o les muntanyes  a les que m’agrada anar a passejar o simplement la gent que m’estimo? Per que la idea de pertinença a una pàtria ha d’anar lligat a unes fronteres físiques que existeixen o que es desitja que existeixin? O per que no em puc sentir de diferents llocs a la vegada o fins i tot per que no em puc sentir sense pàtria, simplement habitant del planeta Terra?

És evident, que les persones ens sentim d’un lloc o d’un altre i que podem estimar el lloc on vivim, però per a mi, el problema és que els nacionalismes acostumen a definir aquest “lloc” de forma homogeneïtzadora, seguint la majoria de les vegades els interessos de les classes dominants de cada territori i emfatitzen la territorialitat (“aquest lloc”) com únic argument polític.

Així mateix, crec que l’entitat que representa la pertinença a una territori, és a dir, allò que anomenem pàtria també és quelcom que deixa molt que desitjar en la seva essència. Sol ser percebuda amb una intensa càrrega emocional, però els seus orígens acostumen a tenir intencions no tan “romàntiques” i molt més funestes.

En la meva opinió, la pàtria és un ens tan metafísic com podria ser l’anima. No és quelcom que existeixi en si mateix. És una construcció social gestada, en la majoria dels casos, per les elits socials d’un territori per tal de saciar els seus propis interessos. La majoria de les pàtries han nascut de l’afany de dominació d’un territori, de l’esperit expansionista/ colonialista i s’han forjat a base de destrucció i violència. Un cop establertes s’han mantingut gràcies a la manipulació i explotació de les seves mateixes “compatriotes”. Les seves classes dirigents han escrit la història a la seva mesura, han construït els mites (moltes vegades inventats) per tal de donar significació, glòria, sentiment de pertinença i unitat. I així d’aquesta manera les classes governants, han tingut la capacitat de “demanar” a la resta de la població que se sacrifiquin, que treballin i que fins i tot morin per la pàtria, mentre aquestes estan a les seves poltrones gaudint dels beneficis de la explotació dels patriotes.

En aquestes poltrones s’han assegut senyors feudals, generals, reis, ducs, clergat, casta política, estament financer…Han anat canviant les disfresses però sempre han estat les mateixes  (la única diferència és que ara tenen una compte a twitter).

De manera, que darrera de la creació i reafirmació d’una pàtria, en el fons el que hi ha és la relació de poder que ha existit des de sempre, la lluita entre dominants i dominats. I en aquesta relació de poder, la pàtria és una estructura més, que facilita la dominància dels uns sobre els altres.

Les pàtries son el germen de les fronteres, de la majoria de les guerres, del sentiment de sentir-se el melic del mon, del fet de buscar el que ens separa i no els que ens uneix, de posar l’accent en la competitivitat i no en la solidaritat.

Per amor a la pàtria s’accepten abaixades salarials, per amor a la pàtria s’odia, per amor a la pàtria es mata, per amor a la pàtria es va a la guerra.

Moltes vegades l’exaltació de l’amor a la pàtria serveix per cobrir les misèries que els dirigents polítics no volen desvetllar. Moltes d’altres, genera cert síndrome d’Estocolm i  part de la població acaba idealitzant els seus botxins, simplement per pertànyer a la seva estimada territorialitat. Així veiem com hi ha gent que aclama al seu president i al seus dirigents polítics, encara que aquests mantinguin polítiques econòmiques oposades als seus interessos o aplaudeix a la policia, pel fet de ser les del propi territori, sense jutjar de forma objectiva les conseqüències de les seves accions. Aquest fet s’accentua quan en el paisatge polític s’enfronten dues territorialitats diferents, la qual cosa provoca un augment dels nacionalismes i l’excés de nacionalisme acaba obnubilant l’enteniment.

Un altra conseqüència derivada del nacionalisme, de la qual ja he fet cert esment anteriorment i que es manifesta sobretot quan existeix un context clar i visible de competitivitat entre nacionalismes, com és el moment que estem vivint actualment, és la dicotomia del pensament derivat del discurs nacionalista. En aquests moments en els quals, el sentiment de pertinença al territori vertebra tot discurs polític, genera dos únics bàndols possibles amb la conseqüent elaboració d’un pensament dicotòmic, en el que estàs amb els “uns” o a amb els “altres”, ets dels “nostres” o ets la part aliena dels “ells”, defenses la pàtria o ets enemic d’aquesta, ets dels bons o dels dolents, dels de dins o dels de fora, dels que tenim la causa justa o dels que la ignorem, etc. I aquest intent d’elaboració d’un pensament únic a través de la dicotomia, tal com comentava anteriorment, inevitablement, provoca certa simptomatologia esquizofrènica o neuròtica en general i sobretot a aquelles que ens resistim a passar per l’embut. D’alguna manera no deixa de ser una forma de violència.

Si baixem al substrat de la practicitat d’aquests dies, podem trobar alguns exemples d’aquesta dicotomització esmentada. La majoria d’ells han estat generats per les elits governants d’ambdós bàndols i  posteriorment han estat interioritzats fidelment pels seus seguidors. D’altres  no ha fet falta que estiguessin encoratjats  pels diferents governs, per que la bel·ligerància d’aquests moments, ha facilitat que la gent de peu, els fes córrer com la pólvora, mai millor dit. Així trobem comentaris com “si no ets indepe ets unionista, ja que el teu silenci et fa còmplice…”, “has de venir a votar al referèndum per que si no, vol dir que no ets democràtic”, “no vagis a votar al referèndum perquè és il·legal i per tant no estàs respectant la democràcia”, “si estàs en contra de la violència de l’estat has de fer vaga”, “si fas vaga encara que sigui per manifestar el teu rebuig per la violència de l’Estat espanyol, estàs anant al costat dels independentistes” , etc.

Al cap i a la fi es tracta de trampes dialèctiques, repletes de manipulació i xantatge moral, per tal d’interpel·lar-te i fer-te posicionar cap a un bàndol o a un altre. D’alguna manera, ja estem acostumades a que els governants polítics emprin, en el seu benefici aquest tipus de missatges manipulatius i dicotòmics, però, el més preocupant d’aquest fet, és que una gran part de la població l’ha fet seu i l’ha fet rodolar a tort i a dret en tots els seus àmbits, amb la conseqüent bel·ligerància que ha transferit als diferents espais de convivència quotidiana (baralles entre amics, familiars, companyes de feina, etc….).

És com si davant de la crida nacionalista, l’esperit crític que acostuma a existir davant de la reivindicació d’aspectes socials, s’esvaís. La resistència mental i els filtres que solen servir per defensar-nos d’aquest tipus de missatges no es troben activats, si no tot lo contrari, sembla que estiguin afeblits i els inputs manipulatius que sempre intenten escolar-se per entre la nostre ment, no troben tantes dificultats per campar lliurament per ella.

Així, per qüestions emocionals relacionats amb el pensament nacionalista, l’esperit crític queda afeblit. El seguiment i la confiança a les elits polítiques de cada bàndol apuja considerablement.  L’autoritat i el poder d’aquests queda cada vegada més legitimat gràcies a la dicotomització i els xantatges morals del discurs nacionalista, la qual cosa no succeeix tant davant de les reivindicacions polítiques socials, ja que en aquests aspectes hi ha una desconfiança molt més generalitzada per part de la població envers als governs i els partits polítics en general.

Així ,els dirigents polítics, emfatitzant el sentiment nacionalista, aconsegueixen que “remem totes juntes cap a un fi comú”, mentre elles, entre d’altres coses que poden a ser molt legítimes, van acumulant poder, fama, seguiment popular, confiança i possibles futurs vots, sobretot, en un moment en que la flama nacionalista desmantella gran part de l’esperit crític.

D’altra banda, també és curiós veure com els eufemismes son part important d’aquesta maquinària comunicativa nacionalista. Per exemple, davant del referèndum, ambdues parts feien a referència  a la democràcia . Tant uns com els altres es prenien com aliada a la democràcia i  feien una crida per salvar a aquesta, ja fos per anar a votar o per rebutjar el referèndum. Novament, ens trobem en una estratègia comunicativa per captar adeptes a la causa. Com si només poguessis ser democràtic en funció del teu posicionament davant del referèndum i tot el teu altre historial com a persona davant de les causes polítiques no importessin:  reduccionisme, xantatges emocionals i dicotomia mental per tal de trobar el màxim de nombre de seguidors a una o altre causa.

El mateix passa amb la paraula desobediència. Les elits polítiques juguen amb ella en funció de la seva conveniència, per la qual cosa, no deixa de ser un eufemisme més. Des de l’independentisme català han fet una crida a la desobediència i concretament des del mateix govern. No se fins a quin punt la paraula desobediència perd el seu sentit quan es fa desobeir un estat per obeir a un altre. Com a mínim caldria ficar-ho en certa tela de judici. Aquestes mateixes elits son les mateixes que condemnen la desobediència civil quan aquesta ha estat projectada envers els estaments polítics i a més han legitimitat la violència policial envers aquesta. D’exemples n’hi ha molts, però ja hem vist en aquests darrers anys que quan la lluita i la desobediència ha anat dirigida als estaments polítics i financers (“aturem el parlament”, escraches a partits polítics o en el moment d’aturar un desnonament…) aquesta desobediència no era legítima i la violència de l’estat envers aquesta era aplaudida.

Amb això no vull entrar en el fet de que si s’havia d’anar a votar o no, però com a mínim que no ens venguin motos, que no ens intentin convèncer amb eufemismes, que no intentin confrontar-nos més del que ja estem acostumades a estar, que no tergiversin els significats de les paraules en funció dels seus interessos. En definitiva que deixin d’infantilitzar-nos i ens tractin com a  persones adultes si el que volen es tenir certa relació amb nosaltres.

Les paraules perden els seus significats i els eufemismes tenen via lliure per incidir en les opinions de la població. Val a dir que aquest és un aspecte que impera en les estratègies comunicatives dels estaments polítics en general, d’ara i de sempre, però potser, quan es fan ressò  a través del pensament nacionalista adopten formes més barroeres i evidents.

Així que davant de tot el desgavell polític d’aquests dies i d’aquesta confrontació dicotòmica de la societat, crec que és important que es posi sobre la taula una crítica frontal i enèrgica contra el pensament nacionalista, la qual cosa sembla difícil de visibilitzar i fer pública, ja que moltes veus afins a aquesta crítica estan acomplexades. En part, per que és una manera de remar a contracorrent (fins i tot entre els que ja van contracorrent) i això sempre ho dificulta i en alguns casos fins i tot pot arribar a fer por.

Crec  que ens hem de fer escoltar, per que se n’assabentin que no totes participem en aquesta dicotomia i que el pensament crític envers  els nacionalismes segueix existint.

Els nacionalismes, tot i que semblin actualment el pensament imperant i normatiu, també se l’ha de combatre, encara que sigui a través de textos crítics. Amb més o menys raó, però ser valentes per fer-nos visibles, davant de tantes actituds castradores que ens volen ningunejar, fer-nos desaparèixer i atrevir-nos a dir que ens fastiguegen totes les pàtries per igual.

Així mateix, aquest esperit crític amb els nacionalisme, també ens ha de dotar d’eines per autodefensar-nos de les conseqüències pràctiques del les polítiques nacionalistes d’avui en dia, ja que patirem les seves conseqüències. Així que hem de buscar la manera d’autodefensar-nos del ranci nacionalisme espanyol  expressat a través del feixisme més recalcitrant del PP, guàrdia civil, policia nacional, grups d’extrema dreta i articles 155 o similars, però també autodefensar-nos de tota la flama patriòtica catalana amb la que ens estan atordint des del  govern i els mitjans de comunicació per fer-nos passar pel seu embut sí o sí.

Crec que es un bon moment, i més que mai d’entre tan nacionalisme, per reivindicar que seguim existint persones que no creiem en la pàtries, que no posarem el nostre cos per defensar a ninguna d’elles, entre d’altres coses per que creiem que no deixa de ser una estructura de dominació més,  que volem viure sense banderes i sense fronteres, que lluitem per l’abolició de totes les fronteres, tan les externes, com les internes de l’autoritarisme i la dominació i encara que això sembli una utopia, seguirem apostant per la utopia en el nostre dia a dia com única manera d’apropar-nos a ella.

Davant la barbàrie dicotòmica d’aquests dies vull reivindicar  la Nopatria i el Nopaís  o en tot cas que pugui tenir la llibertat per decidir que la meva pàtria és una caca de vaca dels Pirineus!!!

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

PRESENTACIÓ DE “EL ESPERPENTO DE LO COTIDIANO”

10 May

canibalAquest dissabte dia 14 de maig del 2016 a les 12h a la MARIMORENA (botiga d’artesania i materials de manualitats), presentació del llibre d’Andreu Aisa Vázquez, “EL ESPERPENTO DE LO COTIDIANO” al carrer Catalunya 101 (local) de Castellar del Vallès.

Després de l’èxit a la ciutat comtal “El esperpento de lo cotidiano” arriba a Castellar del Vallès! Podrem gaudir d’una entrevista molt especial amb l’autor del llibre, una lectura dramatitzada d’alguns dels relats del llibre i novament tindrem la no presència de Noam Chomsky. Recordeu que deu de cada vuit dentistes recomanen la lectura del “Esperpento de lo cotidiano“.

Per a qui no conegui el contingut del llibre us deixo un petit resum:

“Un hombre que lleva más de mil días haciendo una cacerolada desde su balcón como medida de protesta, un octogenario que muere víctima del consumismo navideño, un chico, aburrido de buscar trabajo, que se dedica a enviar currículums a ofertas de trabajo a las que sabe que no tiene ninguna posibilidad, una gota de sudor compartida que pasa de mano en mano durante la cadena humana del 11S por amor a la patria, las aventuras de un “nuevo pobre” y uno de los secretos más bien guardados de la humanidad: la solución definitiva a la depresión post-vacacional…

Estos son algunos de los ingredientes que aderezan los relatos de esta pequeña gamberrada llamada el esperpento de lo cotidiano, en la que la ficción y la realidad se funden para crear espacios  semi-imaginarios politizados y embadurnados de sarcasmo e ironía.”

Així que ja saps….no tens res a fer el proper dissabte al matí? sabies que el creador dels pastissets de la pantera rosa és de castellar del vallès? No has visitat mai Castellar i segueixes tan tranquil després de saber aquesta dada? Això no t’ho pots permetre! Vine aquest dissabte a la presentació del llibrellibre

 

 

 

El metro que lo pague Pujol (o su hijo)

13 Ene

Diciembre 2011, billete sencillo TMB: 1,45 euros
Enero 2014, billete sencillo TMB: 2,15 euros.
En dos años ha subido un 48,27%
Diciembre 2011, T-10 de una zona: 8,25 euros.
Enero 2014, T-10 de una zona: 10,30 euros.
En dos años ha subido un 24,84%

Cuanto han subido los sueldos? No hay datos oficiales del sueldo medio del año 2013, pero sí se sabe que el sueldo medio bruto en España del año 2012 era de 1639 euros, un 0,5% superior al 2011. Con este dato ya nos podemos imaginar cuál habrá sido el incremento porcentual de los sueldos hasta la actualidad. Debe estar alrededor de la estratosférica cifra de 1 o 2%, que si lo ponemos en contraposición al 48,27% de la subida tarifaria de TMB, pues que cada uno saque sus propias conclusiones…(tengamos en cuenta que el sueldo medio, ya es de por si un índice muy optimista)

Pero hagamos un poco más de historia, recabemos algunos datos un poco más antiguos para coger un poco más de perspectiva y veamos si así entendemos un poco mejor la lógica que subyace a estos datos:
Año 2000, billete sencillo TMB: 150 pts (0,90 euros).
Año 2014, billete sencillo TMB: 2,15 euros.
En 14 años ha subido un 138,88%.
Año 2000 precio de la T-10 de una zona: 875 pts (5,25 euros).
Año 2014 precio de la T-10 de una zona: 10,30 euros.
En 14 años ha subido un 96,19%.

Salario medio en España en España el año 2000 según “boletín informativo nacional de estadística: 1384 euros
Salario medio en España año 2014: 1639 euros del 2012 + 2% aprox = 1672 euros aprox.
Los sueldos han subido en 14 años un 20,80% aprox.

Índice robatorio del billete sencillo TMB en periodo 2000-2014: 118,08%
Índice robatorio de la T-10 una zona TMB en periodo 2000-2014: 75,39%
(el índice robatorio es un índice inventado por mí, que mide la diferencia porcentual entre la subida de los sueldos y el incremento tarifario, es decir, el porcentaje que nos roban.)
La sangría aumenta año tras año y no me refiero al refresco que tanto agrada al sector turístico…

Bien, el texto empieza a continuación. Esto no ha sido más que una introducción informativa para activar tu “mala leche”. Si al conocer estos datos, has sentido una rara sensación entre el hígado y el estómago. No te asustes, eso se llama rabia. Es la típica rabia que uno siente cuando se siente burdamente estafado. Suele pasar muy a menudo cuando sondeamos la realidad social con un microscopio.
Si no te apetece leer más, quédate con estos datos que son lo más importante. Espero, al menos, que los compartas para activar la “mala leche” de otras personas.
Si decides quedarte un rato, analizaremos la realidad del metro de Barcelona, des de otra perspectiva no tan numérica, pero que refuerza la realidad de los datos:

El metro esa subciudad hostil.
Qué gran lugar el metro. Ese espacio urbano donde los haya, por donde transita tanta y tanta gente a lo largo del día y a lo largo del año. Gente tan diferente y tan igual a la vez. Lugar literario y cinematográfico por excelencia donde suceden tantísimas cosas. Lugar de encuentros, desencuentros, exhibicionismo social, intimidades, miradas, conversaciones cazadas a vuelo, vouyerismo, pero también, espacio de miradas cargadas de rutina, cansancio y tedio, de entrecejos arrugados por ir camino del trabajo, de personas absortas por la pantalla de su móvil, agresiones, agentes de seguridad, policía paseando sus armas, cámaras de videovigilancia en cada esquina, revisores acechando al prófugo, estrictas normas de “civismo”, elevadas multas, tarifas carísimas…

Poco a poco, este micromundo ha ido perdiendo cuotas de imaginario peliculero y se ha ido tornando en un lugar hostil por muchos motivos. Este espacio subterráneo intenta emular al espacio exterior en todas sus vertientes más injustas y represivas. Es curioso ver como la situación del metro actual se asemeja enormemente a la situación político-económica que se vive por encima del mismo.

La comparativa es la siguiente:
Estalla la burbuja inmobiliaria. Los bancos hacen fallida. Por el bien común de la economía de todos los ciudadanos se rescata a los bancos con dinero público (dinero de todos), ya que tal como decían “no podemos dejar caer a los bancos”. Eso sería el final de nuestros días y de nuestra existencia.

España tiene una enorme deuda exterior generada en gran medida por las decisiones de los representantes políticos y los estamentos financieros, pero por una regla de tres aún no entendida, se decide que esa deuda tiene que ser democráticamente socializada, que todos estamos en el mismo barco (cuando interesa) y que la deuda la tenemos que pagar entre todos. De la misma manera también se decide que los que han provocado la deuda, no solo no van a tener que pagarla, sino que además se van a poder lucrar de la coyuntura, a pesar de que algunos de ellos hayan sido protagonistas de importantes casos de corrupción. Eso son pequeños detalles sin importancia que el tiempo pondrá en su lugar, es decir, en el olvido.
De este modo, se decide, que por el bien de la economía y de todos los ciudadanos, se rescate a los ricos. No podemos dejar caer a los ricos aunque sean los culpables de que los pobres seamos cada vez más pobres. Qué sería de nosotros sin ellos? Eso sería el fin de nuestros días y de nuestra existencia.

Y cómo la pagamos? Con nuestro dinero, nuestros hogares y con los sacrificios pertinentes en nombre de la patria a través de los recortes sociales y laborales.
Pero claro, como la estupidez, la sumisión y la obediencia tiene un límite, mucha gente se da cuenta y chilla a los cuatro vientos que el rey está desnudo.

Entonces es cuando se decide que la desobediencia y la conciencia política no es buena para la marca España, ni para el franquiciado catalán, ni para la SL Barcelona, ni para ninguna marca registrada y por lo tanto se hace necesario aumentar la represión político-policial con nuevas leyes que amedrenten a todos aquellos que quieran salir a la calle a quemar las injusticias. Así que en nombre de la seguridad, la higiene, el civismo y al miedo a asustar a los mercados se promulgan toda una serie de leyes y normativas de control social encaminadas a que la voz de la gente se quede ahogada entre la pantalla de sus teléfonos móviles.

Sintetizando: gente rica y poderosa por sus ansias de usura e infinita ambición, provocan una crisis y generan una deuda externa que después ellos no pagan, hacen que el resto de ciudadanos (clases populares) sean los que tengan que pagarla y cuando estos protestan, lo único que se les da es mayor represión. Como decía el eslogan de una marca de ropa determinada: “La vida es chula”.

Pues bien, lo mismo sucede con la realidad del “metro” y de TMB en su defecto. Veamos:
Tal como muestran las cifras arriba expuestas, en el año 2012 y el 2014 ha habido una subida desproporcionada de las tarifas de TMB, la cual cosa se viene arrastrando de años atrás, si lo comparamos con la realidad de los sueldos de la población.

A colación de este incremento tarifario, nuestro excelentísimo sr. Alcalde de Barcelona, el Sr. Trias, salió al paso de las críticas, diciendo que TMB tiene una deuda tal, que no han tenido más remedio que realizar este incremento de los precios, ya que no es justo que esta deuda de hoy la tengan que acabar pagando nuestros hijos. Les suena de algo? Es absolutamente el mismo discurso. Calcado. El mismo mensaje, la misma lógica, la misma fatalidad (no hay más remedio) y de nuevo un chantaje emocional con dosis de infusión de miedo.

Antes era “no vamos a dejar caer a los bancos, no? Porque si lo hacemos la economía caerá y que será de todos nosotros?” o “como hemos vivido por encima de nuestras posibilidades, no tenemos más remedio que apretarnos el cinturón y hacer recortes sociales para poder pagar la deuda, porque si no Europa nos tendrá que rescatar o los mercados no vendrán a invertir y será un desastre para todos…”.

Y en el metro, más de lo mismo: “cómo no vamos a aceptar una subida tarifaria para poder pagar una deuda? Vamos a ser tan malas personas de postergar esta deuda actual para que la acaben pagando nuestros hijos? Tan malos padres somos? Porque al fin y al cabo, se trata de una transporte público y por lo tanto, de todos, es decir, que todos somos un poco responsables de su buen funcionamiento, no? (a esto le llamo yo corresponsabilidad interesada).

Como se puede observar en el fondo es lo mismo: chantaje y dosis de miedo a la población para que ésta acate las imposiciones.
Esta lógica comunicativa también denota una manera infantilizada de tratar a la población: “si no hacemos lo que el papa dice, vendrá el coco y nos comerá y verdad que no queremos eso, verdad? Pues venga… pórtate bien y hazme caso…”

Pero sigamos…tal como decía nuestro alcalde, TMB tiene una importante deuda que hay que saldar. Y cómo lo van a hacer? Le van a rebajar el sueldo a los directivos de TMB? Van a asumir la deuda los gestores empresarios y políticos responsables de esta deuda? Evidentemente que no! Dónde se ha visto que impere la lógica y la coherencia. La lógica de la ilógica es la que lleva las riendas de nuestros días. Y entonces quién la va a pagar? Pues los usuarios del transporte público con el “necesario” incremento de las tarifas. Pero los usuarios de transporte público, es decir las clases populares, somos los responsables de esta deuda? Pues claro, que no, pero eso es un detalle sin importancia, si lo hacen los gobiernos, no lo va a hacer TMB? No van a ser menos. Hay que copiar al papa Estado, que le ha ido muy bien la fórmula.

Es decir, más de lo mismo. De nuevo tenemos a la población pagando una deuda que no es suya, pero que no hay más remedio que pagar por el bien de todos y de nuestros hijos, claro…

Pero aquí no se acaba todo, tal como sucede en la actualidad política, siempre hay quien ante las injusticias decide rebelarse y lo mismo sucede en el metro. Ante la precaria situación económica de mucha gente, aumenta el número de personas que de una forma u otra deciden colarse para poder moverse por la ciudad. Hay quien lo hace por subsistencia y otros por digna rebeldía al tomar conciencia de la estafa a la que están sometidos y hay quien lo hace por ambas cosas, evidentemente.

Y qué hace TMB ante la protesta y la desobediencia? Pues lo mismo que el papa Estado, solo faltaría…Aumenta el control y la represión para infundir miedo y que todo el mundo cumpla la norma. Y eso cómo la hacen? Pues en el año 2012 subieron un 100% la multa por no validar correctamente el billete. Pasaron de 50 euros a 100 euros. Y al mismo tiempo han incrementado el número de agentes de seguridad, revisores y de controles por toda la red de transporte público. Actualmente es muy habitual encontrarte por los pasillos del metro controles de revisores pidiendo el billete, que se asemejan en forma y casi actitud, a auténticas redadas policiales: seis o siete revisores con sus máquinas, dos o tres guardias de seguridad con sus perros y los usuarios del metro pasando uno a uno sin salida posible.

No tienen reparos en invertir en control. Se trata de una doble puñalada consciente. Es decir, suben los precios de forma desproporcionada en relación al incremento de los sueldos (primera puñalada) y como saben que la gente tiene problemas económicos y muchas más personas se van a intentar colar, aumentan el control, para que no lo puedan hacer o se les aplique la sanción (segunda puñalada).

Como suele suceder en la situación política general, en vez de intervenir en la raíz de los problemas, se intentan atajar tan solo las consecuencias derivadas. En este caso, lo importante no es que a la gente no pueda pagar el transporte público o le suponga una carga económica mensual desmesurada, sino que la gente se cuele. Eso es lo que les importa y no se plantean cuál es el motivo. Es muy probable, que si existieran unas tarifas populares para el transporte público, como sucede en otros países, no haría falta invertir tanto dinero en el control. Es un pez que se muerde la cola.

Pero el aumento de control en el metro adquiere también otras formas más sutiles, que son las que hacen del metro un lugar cada vez más hostil. El virus de la normativización de nuestra vida, impulsada por la ley de civismo de la ciudad de Barcelona, donde cada vez hay más actos que están prohibidos o excesivamente regularizados bajo sanción económica, ha conquistado también el espacio subterráneo del metro. No se puede “mendigar” de ninguna manera y la gente que lo hace, ya sea a viva voz o regalando unos minutos de música, tienen que estar jugando siempre al gato y al ratón con los guardias de seguridad, arriesgándose a sufrir la violencia que a veces, estos ejercen contra ellos y a la imposición de multas.

Así mismo, ya no se puede tocar música en cualquier lugar del pasillo del metro, sino tan solo en aquellos lugares indicados, donde solo pueden actuar aquellos artistas que han pasado una prueba de calidad y se les ha dado permiso. Justamente eso es lo que también sucede en las calles de Barcelona. La ciudad cuadriculada, normativizada y predecible invade también sus túneles subterráneos.

Y ya no perderé el tiempo en hablar de las múltiples cámaras de videovigilancia que hay por todo el recinto del metro, que no dejan ni un solo rincón del mismo sin registrar, por “nuestra seguridad”, claro está…tal como dice esa voz de megafonía: “…aquesta estació està dotada de cameres de vigilancia per la seva seguretat…”. Digamos que este es otro punto importante que añade más hostilidad al lugar. Sujetos continuamente al ojo que todo lo ve amparados por la ley numero tal barra cual, etc, etc barra etc…

Para finalizar esta comparativa haremos referencia a otra nueva coincidencia entre estos dos mundos que son el mismo:
Las élites políticas que gobiernan el país cobran unas cifras superlativas muy por encima de lo que muchos vamos a ganar en toda nuestra vida y al mismo tiempo son protagonistas de continuos casos de corrupción.
Pues lo mismo pasa con las élites que gestionan TMB. Actualmente se sabe que hay una 603 directivos que cobran cifras fuera de convenio y entre todos ellos suman el 15% de la masa salarial. Del mismo modo que se conoce que algunos altos cargos de dicha entidad cobran unos 100.700 euros anuales más sus pertinentes pluses.

Pero eso sí, estos seres, son los que se encargan de plagar los pasillos del metro de Barcelona con auténticas redadas en busca de la gente precaria, que no tiene ni para costear su transporte por la ciudad.

Respecto a la corrupción, no hay que buscar mucho por la red, para encontrar más de un caso. Para no extenderme más, dejo el link del último que ha salido a la luz, de malversación de fondos públicos (http://www.eldiario.es/catalunya/eldiarideltreball/directivos-TMB-cobran-pluses-ayudas_6_205489479.html).

Y en relación a los datos expuestos al principio del texto, no hay mucho que decir, pues ellos hablan por sí solos. Simplemente, que cada vez somos más pobres, ya que cada vez podemos hacer menos con nuestro dinero. A la subida de TMB, habría que añadir, el habitual encarecimiento de la vida año tras año, junto con las pertinentes subidas de los servicios y los productos básicos. Aunque centrándonos en los datos de TMB, no es que seamos más pobres porque sí, sino porque cada vez nos roban más. Las cifran claman al cielo. Se trata de un verdadero atraco a mano armada.
En definitiva, el submundo del metro se nutre y abastece del mundo exterior en todos sus hostiles matices: la misma política, los mismos chantajes a la población, la misma corrupción, los mismo mensajes manipulativos, el mismo control y represión…

Evidentemente, nada es casual. Lo macro dibuja los parámetros de lo micro y lo micro conforma lo macro. La tendencia económica-política actual se manifiesta en todos los sectores. Lo hace a nivel mundial, en los gobiernos de los países y hasta en las empresas grandes o pequeñas de cada territorio. Como fichas de dominó, todas van cayendo ante esta tendenciosa tendencia, que arremete con fuerza por ahí dónde pasa, encontrando muy poca resistencia eficaz.

Así que hoy más que nunca, la digna rebeldía y la sana desobediencia, es una obligación que deberíamos asumir para contrarrestar este saqueo al cual estamos sometidos.

Y espero que después de leer este texto, nadie sea capaz de mirar con malos ojos al ver a alguien en el metro o en el autobús que se está colando. Quien roba a un ladrón tiene cien años de perdón. Cuando vivir es un lujo colarse es un derecho!

manifest davant la mort de J. Andrés a mans dels mossos

17 Oct

Davant la mort de Juan Andrés Benítez a mans dels mossos: prou impunitat
A través d’aquest manifest volem expressar el nostre rotund rebuig a la mort de Juan Andrés Benítez Álvarez a mans dels mossos d’esquadra, la nit del passat 5 d’octubre al barri del Raval de Barcelona.

De la mateixa manera volem donar el nostre suport a la família i amics de Juan Andrés que, a més de patir el dolor de la mort d’un ser estimat, han hagut de suportar l’ostracisme de les pertinents autoritats, que no els han permès tenir accés al seu cos sense vida, fins al cap d’una setmana de la seva mort, tot coincidint amb el mateix dia de l’enterrament.

Així mateix, volem deixar palès que aquest no és un fet aïllat, sinó que malauradament és un capítol més de la brutalitat policial amb la que convivim darrerament. El barri del raval concretament, sol ser un testimoni reiterat d’agressions racistes, homòfobes i sexistes per part del agents del mossos d’esquadra, que tenen la seva seu en la comissaria del carrer Nou de la Rambla. La violència exercida per la policia, però, s’estén per totel territori català. Sense anar més lluny, durant aquesta setmana, s’ha sabut que un mosso d’esquadra ha estat condemnat per agressions a un detingut a una comissaria de Barcelona i que vuit agents han declarat com imputats acusats d’agredir a un a un veí del Masnou. A tot això, cal afegir-hi la persecució político-policial que està havent aquests últims anys, contra les mobilitzacions socials, que han tingut com a màxim exponent la contundent violència policial en les darreres dues vagues generals i el resultat de la qual han estat múltiples persones ferides i dues persones han perdut un ull degut als trets amb bales de goma, a càrrec de la brigada mòbil de la policia autonòmica. Així mateix, aquesta persecució policial es veu traduïda en els jutjats amb multes, imputacions i condemnes, com ara, la que ha patit un vaguista condemnat a set mesos de presó per alterar l’ordre públic amb la destrucció d’un container. Davant de les mobilitzacions i el descontent popular es criminalitza la dissidència.

Per tots aquests motius, encapçalats per l’assassinat de Juan Andrés Benítez Álvarez per part dels mossos d’esquadra volem manifestar que ja estem fartes i diem prou. Estem fartes de que a més d’haver de patir la violència estructural del sistema, haguem de patir també, la violència física, per aquells que vetllen per l’ordre d’un sistema injust basat en l’explotació i la mercantilització de les nostres vides.

La policia sempre ha estat l’enemic del poble i encara que ara ens vulguin fer veureque això ha canviat i de que es tracta d’una policia democràtica al servei dels ciutadans, no ens enganyaran. La policia segueix essent el mateix enemic del poble de sempre, que s’encarrega de salvaguardar els interessos dels que ostenten el poder i qui te el monopoli de la violència, per tal de fer-la servir de forma impune quan ho creuen oportú.

És per tot això, que estem fartes i diem prou! Ni volem ser víctimes resignades, ni carnassa en mans de la seva violència indiscriminada. D’aquesta manera, volem fer una crida a tots aquells col·lectius que es considerin a si mateixos sensibles a aquest tema, que treballem plegades i ens coordinem per plantar cara i donar un resposta al carrer, a la brutalitat i la impunitat policial, tot començant aquest divendres 18 d’octubre a les 19.30 en la “Manifestació per denunciar la mort de Juan Andrés a mans dels mossos d’esquadra” a la Rambla del Raval amb el carrer Aurora.

Assemblea drets socials Eixample dreta i Xarxa de suport mutu Eixample dreta.

els poemes de la ràbia

3 Jul

POEMES DE RÀBIA I DE RAUXA.

Vierto mi rábia contra el hecho de tener que buscar trabajo
de tener que venderme al mejor postor
de tener que mendigar para poder vivir.
Vierto mi rabia contra los esclavos
que disfrutan siendo esclavos
y se especializan para ser aún mejores esclavos.
Vierto mi rabia contra el que
le ríe las gracias a su verdugo
y se deja llevar por las sirenas
que adocenan el vaivén de su propia prisión.
Vierto mi rabia contra aquellos
que su exceso de empatía no les deja ni caminar.
Vierto mi rabia contra el hecho de no encontrar trabajo,
a pesar de que me de rabia tener que buscar trabajo.
Vierto mi rabia en estas letras
por no hacerme sangre en los nudillos,
vierto mi rabia contra mi mismo
contra mi miedo
y contra mi propia rabia.
Lanzo un grito desde lo más profundo de mi rabia
para poder vomitar las toxinas de rabia que florecen por mi garganta:
AAAAAAAAAAHHHHHHHHHHHHHHHHH!!!
—————————————
Desdeño la pasión
por los horarios cumplidos.
Maldigo a los esclavos de la cordura,
me saco mi rota chistera
ante los que colman de locura
los bolsillos de sus días
y los cajones sucios de sus noches.
Me arrodillo
sin el colchón de las rodilleras,
ante los que arrojan lo cuerdo
por la ranura del paleontológico bidet
e intentan borrar
la palabra normal
de la genética de su mirada.
———————————————
Maleeixo el seny
que no et deixa donar
ni un sol pas
sense el permís de la llei,
el civisme o les bones maneres.
Maleeixo el seny
que contamina de conformisme
els nostres dies,
assenyat conformisme.
Maleeixo el seny
que inhibeix l’alegria i la rebel•lia.
Maleeixo el seny
dels que no creuen
en la sana bogeria de viure
i en el plaer
d’intentar traspasar sempre i obstinadament
les avorrides fronteres de la normalitat.
Maleeixo el seny assenyat dels assenyats
que tenen l’anima fosca
i no saben caminar descalços
a la vora del mar.
I animo a totes les rauxes del món
a que es rebel•lin contra el seny
i surtin al carrer
per cridar ben fort
quin és el seu nom.
————————————————–
Barcelona de multes i repressió.
Barcelona de permís per respirar
i ordenances cíviques mossegant-te el coll.
Barcelona de crisi tocant a les portes
de les barbes de les veïnes
que ja les havien posat a remullar.
Barcelona de desnonaments per les cantonades
i el seny, maleït seny
regant de conformisme i de por
la metódica i avorrida vida dels catalanets.
Barcelona aburgesada
per aquells que es creuen ser clase mitja
i no son més que “currelas”.
Barcelona desperta,
treu de passeig la teva rauxa,
agafa la destral de la rebel•lia
i que la rosa de foc
torni a trepitjar les teves llambordes;
que ens están robant la vida,
mentre ens ho mirem
des del sofà de casa.
Barcelona desperta,
surt al carrer
i recorda a aquells
que no els hi afecta la crisi,
que un dia vas ser llibertària!!!
————————————————
Aunque me multen seguiré danzando
Aunque me multen seguiré escupiendo palabras por los muros de la ciudad,
Aunque me multen seguiré soñando
Aunque me multen seguiré luchando
Aunque me multen seguiré despedazando al conformismo ajeno
Aunque me multen seguiré en pie de guerra contra aquellos que nos quieren arrebatar la vida en nombre de las leyes, la democracia o la crisis.
Aunque me multen seguiré incendiando el verbo que salga de mi boca
Aunque me multen seguiré sin respetar a la autoridad
Aunque me multen me seguiré batiendo en duelo contra la podrida normalidad del asfalto
Aunque me multen seguiré haciendo el acto por el cual me han multado
Aunque me multen seguiré abriendo brechas comunicativas entre mi persona y tú que estás leyendo este poema
Aunque me multen seguiré danzando de noche…
————————————————
NO ES UNA METÁFORA
Escupir a la calavera metálica
de los coches de alta gama.
Escupir a la calavera hueca
de los que pasean su ostentoso lujo
por la calles de la ciudad,
mientras otros paseamos
nuestra ostentosa miseria,
por constituir un vil atentado
a la dignidad humana.
(no es una metáfora).
————————————————
Señalar con el dedo índice
más incriminatorio que podamos tener
a aquellos que no solo no les afecta esta crisis
sino que además se están lucrando de ella.
Señalar con el dedo índice
más punzante que tengamos a mano
a quienes se siguen bañando
con la leche de burra de las emperatrices
mientras otros sufrimos la violencia de la miseria humana.
Señalar con el dedo índice,
de los que han decidido no poner nunca más la otra mejilla,
a quienes tienen la desfachatez de rizar el rizo de sus lujos
a costa de deshilachar el hilo de nuestra pobreza.
—————————————————–
Cuando el infierno se acerca cada día más
a nuestros pasos,
a nuestras calles,
cuando el infierno se acerca cada día más
al interior de nuestras venas colectivas,
cuando el infierno está tan cerca
que ya me parece estar sintiendo su aliento
entre mis pulmones,
cuando ya hemos dicho que no, que no y que no,
mil y una veces,
sentados, de pie,
corriendo, durmiendo,
con rabia, con tristeza
e incluso con alegría.
Cuando ya hemos dicho que no, que no y que no
mil y una
y mil y dos veces,
en un mismo día,
en la misma semana
y en el mismo mes,
con nuestras hijas,
delante de los asesinos de ciudad
y detrás de los ladrones de oficina.
Cuando no hemos tenido más remedio
que comer del pan de la solidaridad
para poder seguir caminando.
Cuando tenemos el alma tan cargada de rabia
que hasta cuando hablamos
tenemos que escupir rabia
para que no nos explote el hígado.
Cuando sentimos que la rabia
nos está convirtiendo en plomo
la sangre que corre por nuestro cuerpo.
Cuando todo parece un tiro por la culata
y que de nada sirve, nada de lo que hacemos,
cuando la rabia ya es más grande que tu propio cuerpo,
que nos queda por hacer? yo me pregunto,
Que nos queda?
—————————————-
Me dan ganas
de quitarle a la ciudad
su cenicienta capa de asfalto.
Romper a martillazo limpio
la lógica cartesiana
de los cívicos muros
que se me atragantan por entre la garganta
y vuelven casi asmática
mi respiración.
Comerme a cucharadas
los ojos de las miradas
que han vendido su alma
a la normativa cordura.
——————————-
Respirar aire
que no contenga toxinas
de asfixiante civismo,
donde lo cuerdo
esté prohibido
y la locura
haga posible lo imposible
porque si, porque no
y porque tal vez.
Respirar aire
sin cárcel en sus moléculas,
ni representantes del orden
tapiando el horizonte.
Respirar aire
a pulmón abierto,
pecho descubierto
y una bocanada de libertad
anidando en mi aliento.
Respirar aire…
Respirar…

diario de un nuevo pobre

3 Jul

CONFUCIO (perdón quería decir PREFACIO).

Disculpen las molestias y molestien las diculpas,. Este texto no es más que una broma de mal o de buen gusto. No es verdad, ni es mentira, pero sobretodo no depende del color del cristal con que se mira. Es mentira y es verdad, es una ficción basada en hechos ficticiamente reales que se entrelazan como una enredadera con hechos realmente ficticios. Es un brote de gamberrismo, una vacuna contra el tedio, una terapia de bajo coste, una rebelión contra uno mismo y contra uno no mismo, una burlona estrategia de supervivencia.

Gente osada, de poco saber, se atreve a decir que es un texto autobiográfico, la cual cosa aprovecho este prólogo para negar rotundamente y afirmar taxativamente que cualquier similitud con la realidad es pura coincidencia, aunque las coincidencias, como las meigas, habeilas hailas.

Este texto es un estudio minucioso de una nueva subespecie muy antigua, que tiene su origen en el principio de los tiempos, en los que unos señores dijeron esta tierra es mía y no tuya, que aflora con fuerza por la calles de nuestra actualidad. Está hecho sin ningún tipo de contrastación científica y basándose en la antropología zoológica social ecuménica y apóstata.

Si hay alguien que se pueda sentir ofendido por mis palabras, espero que me sepa disculpar, pero lo he hecho a propósito. Quizás haya quien se sienta identificado con el texto, pero no le guste el tono cínico-ácido-sarcástico y ello le moleste, ya que le puede parecer que me estoy riendo de su realidad. En ese caso, tan solo le puedo aconsejar que aprenda también él a reírse de si mismo y que aprenda a echar un poco de humor al revoltijo de su miserable vida, porque quizás llegue un momento, que sea la única forma de sobrevivir. Si exorcizamos nuestros demonios pesaremos menos.

Así mismo, aunque no venga a cuento, pero cuente mucho para mi, desde la altura que da hablar desde esta tribuna, quiero mandar un beso en los labios a todas aquellas mujeres que un día quise besar y no pude (por el motivo que sea, no entraremos en detalles) y de paso decir a todas aquellas mujeres que me gustaría besar, que no se hagan de rogar más por favor, que la vida son cuatro días y con esto de los recortes ni a cuatro días dicen que va a llegar.

Sin más preámbulos, les invito a pasar y les doy la bienvenida al mágico-mísero mundo del “nuevo pobre”!!!

DIARIO DE UN NUEVO POBRE.

Hace unos años se solía hablar con cierto desdén de una categoría que hacía referencia a un nuevo estamento social, estoy hablando de los nuevos ricos. Esos que daban tanta rabia, que les había tocado la lotería, una herencia inesperada o un golpe de suerte en algún determinado negocio. Pues parece ser que esta casta de personajes está de capa caída. Cada vez hay menos “nuevos ricos” o al menos cada vez es más difícil serlo.

En cambio, lo que si que está en auge, es la categoría social de “nuevos pobres”. Este si que es un estamento que cada día tiene más gente en sus filas y más adeptos forzosos. No suelen destacar mucho, ya que por la calle no suelen llamar la atención. Visten como han vestido siempre, caminan normal, si no les ha pasado nada raro, suelen tener como todo el mundo, la cabeza encima los hombros, dos brazos y dos piernas, que suelen terminar en lo que comúnmente se denominan pies o manos. Para quien vaya un poco perdido en la descripción y para que se haga una mejor idea, solo me cabe añadir que normalmente lo que son las manos suelen ir al final de los brazos y lo que son los pies al final de las piernas. Si ven a alguien con los pies al final de los brazos y las manos al final de las piernas, no suele tratarse un “nuevo pobre”, se trata de otra cosa, en la cual mejor no voy a entrar… En definitiva, que suelen ser personas que no llaman la atención por la calle, el hecho de ser nuevo pobre, no lo llevan escrito en la frente.

Es como aquello de las películas y de los antiguas publicaciones de “sucesos” en los que siempre se decía, “pues parecía un chico normal”,” …por la mañana te daba los buenos días y por la tarde las buenas tardes; nunca me había intentado matar, no entiendo como ha podido matar a doce chicas en doce días para hacerse un largo tendedero con la piel de sus intestinos???” Claro, nadie lo diría porque de eso se trata, los psicópatas profesionales deben disimular, sino la gente cuando lo viera por la calle pensaría: “mira, seguro que éste en unos días va a matar doce chicas y va a hacer un tendedero con…” y así seguro que lo pillarían o como mínimo nadie podría decir el clásico comentario de “pues parecía un chico tan normal”. Pues bien, lo mismo pasa con los “nuevos pobres” porque como tampoco es algo muy agradable, pues lo disimulan todo lo que pueden y haciendo cierto esfuerzo, a los ojos de ciertos transeúntes pueden llegar a pasar por clase media más o menos acomodada, aunque con una acomodación un poco sui generis.

Lo más curioso es que mucho de ellos aparentemente no viven en los márgenes de la exclusión social. Suelen tener un trabajo y un techo donde vivir, pero como hoy en día, tener un trabajo no es garantía de nada, bueno sí, es garantía de importantes dosis de explotación, de bajos sueldos, de recortes en derechos laborales, de tener miedo a perder el trabajo, de no tener tiempo para ti, de esforzarte para otros a cambio de unos papeles que después no te van a garantizar una vida digna en muchos casos y un largo etcétera. Todo esto si que te garantiza un trabajo.

Así, que como iba diciendo esta nueva subespecie, que hace cuatro días podía permitirse el lujo de ir al cine dos veces al mes, hinchar su barriga de cerveza un poco más de lo debido y comprarse una vez a la semana cien gramos de esa coca tan buena que hacen en el “forn” que tienen cerca de casa, además de trabajar, también suelen tener un techo dónde vivir. Así que gran parte de su sueldo, lo tiene que destinar a ese techo, pues mira que son caros los techos, no? Gran parte de su sueldo, por no decir el sueldo casi entero, lo destina a pagar el alquiler de su piso. El dinero que cobra pasa por su cuenta bancaria casi sin dejar huella; es como un dinero fantasma que apenas tiene tiempo de dejar rastro en la pantalla de cajero automático. De hecho se está planteando, decirle a su jefe que no le pasé el dinero a él, sino que se lo ingrese directamente a la cuenta del dueño de su piso, así al menos no se hará ilusiones de tener esa cantidad de dinero y no poder hacer ningún uso placentero, más allá de pagar su alquiler. Es decir, que a fin y al cabo, el “nuevo pobre”, si trabaja, suele trabajar directamente para el dueño o dueña de su piso, ese es su verdadero jefe. De hecho es el peor de los jefes posibles, ya que éste no te paga, sino que te cobra.

De esta manera, el “nuevo pobre”, el segundo día de cada mes, le suele quedar una cantidad irrisoria para pasar el mes. De hecho, cuando lo verifica en su cajero automático, del altavoz de la pantalla suelen salir una socarronas risillas en su honor, que el encaja con soberana frustración. Aunque lo normal, no es que le quede una cantidad irrisoria para acabar el mes, lo normal es que le queden deudas para acabar el mes, que le queden números rojos para acabar el mes, porque claro, además del alquiler de su techo, se empeña en tener algunos gastos más. Está empecinado en seguir teniendo luz, gas, teléfono, etc. Aún se permite tener este tipo de lujos que poco a poco deberá ir recortando, evidentemente. Pero a pesar de ello, el tercer día de cada mes, se levanta con una sonrisa en los labios y se dice así mismo. “…pero bueno, qué importa, qué es el dinero? al fin y al cabo, no es más que un papel…hay cosas más importantes que el dinero…” Y aunque sea cierto, en el fondo sabe que no es más que un brillante autoengaño para poder resistir los 27 días que le faltan para llegar a fin de mes.

Esta realidad, tan emocionante, le lleva a reflexionar continuamente sobre un tema que le ronda por la cabeza: “…no me saldría más a cuenta vivir bajo un puente?” se pregunta así mismo. Así el dinero que gana con su esfuerzo sería íntegramente para él y podría darle algunas salidas un poco más placenteras e interesantes. En sus sueños de vigilia, piensa que si no tuviera que pagar el alquiler sería el rey del mambo con el miserable sueldo que cobra. Si viviera bajo un puente, sin tener que pagar por un techo, podría pagarse un gimnasio donde podría ducharse y asearse cada día (al mismo tiempo, que disfrutar de su piscina), durante el día podría disfrutar de las magnificas instalaciones de las bibliotecas públicas aclimatadas y con acceso gratuito a internet, comería mejor, ya que podría destinar mayor cantidad de dinero en la comida, podría deshacerse de la sempiterna deuda bancaria (hasta podría dejar de tener cuenta en ningún banco), podría aumentar su nivel de vida social que requiere cierto dispendio, como ahora ir al cine, alguna cena con los amigos y alguna cervecita de más en las terrazas de su ciudad, en definitiva, sería más libre y tendría una mejor calidad de vida. Eso si, la contraprestación sería que tendría que dormir debajo de un puente y deshacerse de todas sus cosas o redistribuirlas en casa de familiares o amigos.

A pesar de los enormes beneficios, el “nuevo pobre”, aún tiene demasiados prejuicios y no tiene la valentía suficiente apara asumir esta contraprestación nocturna, prefiere tener sus pertenencias (incluida su persona) bajo un techo, trabajar para el dueño de su piso y experimentar la admirable sensación de vivir sin dinero, endeudado con su banco y subiendo la cuesta de enero, mes tras mes, esperando cobrar un dinero que nunca podrá disfrutar de él. Puede que haya cierto masoquismo en esta opción, pero es que aún arrastramos mucho lastre del concepto de sacrificio de la tradición judeo-cristiana y al fin y al cabo es la decisión que toma.

Volviendo al tema monetario, “el nuevo pobre” suele ser un perfecto profesional de los números rojos. Está especializado en una infinita modalidad de números rojos, desde las tonalidades más malvas y rosáceas, pasando por el estimulante rojo carmín, hasta las tonalidades más marronáceas, a cuál más divertida (se arguye que esta última modalidad es la más peliaguda) de hecho se plantea remarcarlo en su currículum, en el apartado de experiencia neo-realista, como si su vida estuviera dividida en géneros cinematográficos.

Se dice, también, que también suelen ser unos grandes malabaristas que mueven de arriba abajo con envidiable acierto, dinero fantasma, cual si de circenses mazas se tratara. Como no suelen tener suficiente dinero para cubrir sus gastos, remueven su dinero inexistente de la tarjeta de crédito a la de débito, convirtiendo todo lo que tocan en débito, cuales expertos trileros: dónde está la bolita? Dónde está el dinero? en ninguna parte!

Cual estúpido surrealismo que camina por la fina cuerda de la maquillada miseria, cuando no pueden pagar uno de esos gastos mensuales, paga un dinero al banco, para que le de dinero para poder pagar una factura, que después deberá pagar al banco con intereses, que quizás tenga que pagar, pagando otro dinero al banco, para que le de dinero para poder pagar una factura, que después deberá pagar…un tétrico bucle vicioso, una espiral de violencia monetaria, sin fondo y sin fin, un perverso mecanismo de subsistencia que le permite seguir viviendo aunque sea con la cabeza medio gacha.

Así mismo, aunque parezca mentira, encontramos una similitud entre los antiguos nuevos ricos y los actuales nuevos pobres, los dos se interesan por los intereses del banco. Los primeros se interesaban por los intereses que podrían cobrar por su dinero y estos últimos se interesan por los intereses que les quitan por tener su cuenta en números rojos un tiempo superior al que ellos creen apropiado.

No solamente tienen la desgracia de no tener suficiente dinero para abastecer su vida y la vergüenza de que el banco tenga que facilitárselo temporalmente quedando rojiza su cuenta, sino que además, si pasa más de una semana y lo rojizo de la cuenta sigue sin variar, además de todo ello, te cobran intereses por la tozudería de seguir pintando de rojo la silueta de sus números. Y muy concretamente, en una caja de ahorros que abunda en el páramo catalán, un “nuevo pobre” anónimo descubrió que si le cobran intereses por ello, tiene derecho a reclamar para solicitar que le devuelvan los intereses que le han cobrado, pero para poder hacer la reclamación le cobran 30 euros. Se dice, que cuando la amable señorita le explicó los intríngulis de esta operación bancaria, el “nuevo pobre” en cuestión se puso a bailar una muñeira delante de ella, no se sabe si como inexplicable arrebato de alegría o como diciendo si vosotros sois capaces de idear este absurdo, yo voy a crear el mío propio. Así que tenéis que saber que cuando veáis a alguien bailando una muñeira dentro de un banco, se trata de un “nuevo pobre” que se acaba de enterar de las bondades de su entidad bancaria.

Algunos “nuevos pobres”, siguiendo la estela de oposición frontal a los bancos de estos últimos meses, tienen el deseo de cerrar sus cuentas bancarias y meter su poco dinero en un calcetín de su casa o al menos trasladarlo a otro banco un poco más ético (si es que estos existen), pero ni eso pueden hacer, porque la deuda que acumulan, les tiene cogido por los…y ni ser coherentes con su forma de pensar pueden
Dejemos a un lado ya el tema de los bancos, que ya le hemos dado demasiado revuelo y centrémonos en aspectos más importantes de la vida de un nuevo pobre, como es su alimentación.

Muchos de ellos, antes de adherirse a esta nueva categoría social, solían ser presumidos carnívoros que no acababan de entender como había gente que era capaz de ser vegetariana. Pues resulta, que muchos de ellos por obra y gracia de su miseria han pasado a ser vegetarianos, casi sin darse cuenta ellos mismos, ya que evidentemente es más económico y están aprendiendo a elaborar múltiples combinaciones culinarias a base de tomate, cebolla, arroz, berenjena y a lo sumo algún champiñón que otro.

Y eso de ser previsor y comprar todo tipo de comida para tener siempre la despensa llena, también se les acabó. Se han autoimpuesto tajantemente una norma que dice que la previsión es un lujo que no se pueden permitir y que hasta no se acabe el último grano de arroz nadie mueve un pie hacia el supermercado. Personas cercanas a él le dicen que se le ve más delgado, pero él lo niega rotundamente y afirma que no es más que un efecto óptico del que lo mira o que a lo sumo, esa percepción es fruto de que en verano al llevar menos ropa, la gente parece siempre más delgada que cuando va abrigada. Esta es una teoría sumamente contrastada, según ellos, que no admite duda.

Y ni falta hace hablar de los caprichos culinarios, los cuales han dejado de formar parte de su vida. Ese croissant de chocolate de media tarde o esas natiilas que se incorporaban en la cesta de la compra, han desaparecido de su mapa mental y han pasado a ser pequeños privilegios casi burgueses. Y eso de decir, “..venga, un día es un día y me permito irme de tapas con unos colegas o comprarme un buen jamoncito en la charcutería del mercado, también pasan a ser una de muchas acciones que pasan a estar en el terreno del otro, son cosas que hacen otros y no él. Así que los “nuevos pobres” acostumbran a no ser partidarios de la teoría del “…un dia es un día”, la cual rechazan completamente, ya que afirman que decir que por un día no pasa nada es totalmente falso, ya que por un día, sí que pasa. Pero el “nuevo pobre” se consuela diciendo que su dieta actual es mucho más saludable y que incluso come mejor que antes.

Las necesidades se relativizan, pierden consistencia y alguna de ellas poco a poco se van convirtiendo en pequeños lujos a los que ya no se tiene acceso.

Respecto a la ropa, pasa tres cuartos de lo mismo, se convierten en unos verdaderos magos del reciclaje. Comprar ropa?? Eso le suena muy extraño, como un pretérito concepto digno de otros tiempos. Para el “nuevo pobre” las tiendas de ropa desaparecen, como si no existieran, se vuelven invisibles y de hecho en el croquis mental de su vida han sido totalmente aniquiladas. Para qué uno a va a comprarse ropa si ya tiene ropa, se pregunta. Les parece una obviedad de Perogrullo. Para que se van a comprar unos calzoncillos nuevos, si aún tienen calzoncillos que les compró su madre hace diez años y la goma aún no está excesivamente dada? Y a lo sumo, si hay alguna necesidad imperante, suelen nutrirse de la solidaridad de algunos amigos o conocidos cuando se quieren deshacer de alguna pieza de ropa que ya no necesitan, de este modo también les sirve para fortalecer los lazos relacionales.

Hay tres aspectos importantes por los que se puede identificar a un nuevo pobre por la ciudad:
Suele moverse en bici ya que los precios del transporte público no están al alcance de su bolsillo, acostumbran a llevar los tejanos rotos en la entrepierna por su longevo uso y en muchos casos, recosidos varias veces y si fuman, fuman tabaco de liar. Pero la prueba irrefutable es que si uno se fija cuando está liando su cigarrillo, se dará cuenta que no es nada hábil en su cometido, ya que hasta hace bien poco, fumaba cigarrillos en cajetilla y se ha visto obligado a aprender a liar los cigarros. Sus amigos se suelen reír de él por su escasa habilidad, pero a él no le importa y es feliz con la nueva aventura que cada día le presenta la vida, liarse sus propios cigarrillos. Se siente como un niño con un juguete nuevo. Aunque está en pleno proceso de aprendizaje, la autogestión de su propia nicotina le reconforta. Se dice que a pesar de ello, a veces sueña con que puede fumarse cigarrillos sin tener que liárselos, pero cuando se despierta y ve en su mesa la bolsa de boquillas y algún papel de liar tirado por ahí, la realidad de su vida le da una bofetada en la cara.

Así que si ven por ahí a alguien que va en bici, con los pantalones recosidos por la entrepierna que entra a un banco a bailar una muñeira y cuando sale tarda diez minutos para liarse un cigarrillo, no duden ni un instante, ante ustedes tienen un autentico “nuevo pobre”.

Esta nueva subespecie de la que estamos hablando también quiere acabar con la teoría de “…es mejor que te compres otro porque si lo llevas a arreglar te va a salir más caro”. Mentira! exclama el “nuevo pobre” en su interior cuando oye esta frase. Si lo puedes arreglar, mejor arréglalo, que seguro que te sale más barato, piensa. Y si tienes algún buen amigo que te lo pueda arreglar, mejor que mejor. Y si puedes arreglártelo tú mismo o alguien te puede enseñar a arreglarlo, aún mejor y si en última instancia, el asunto en cuestión, no tiene arreglo, es muy probable, que si te paras a pensar, quizás puedas pasar sin él. Total, en el fondo, hay pocas cosas estrictamente necesarias; tan solo se trata de ser creativo para adaptar tu vida a su ausencia y buscar el autoengaño necesario para justificarlo alegremente.

De hecho, se sabe que más de un “nuevo pobre” se le ha estropeado la lavadora y ante lo complicado que resultaba la autoreparación han apostado por lavar a mano la ropa. Se dicen a si mismos, que la lavadora tan solo lleva unas décadas entre nosotros y en cambio, la humanidad ha lavado durante siglos y siglos a mano la ropa, pues por algún motivo será. Así piensan que, en definitiva es una suerte que se les haya estropeado la lavadora, que así, se han convertido en herederos directos de una sabiduría popular que acompaña al ser humano des del principio de los tiempos. A parte, el jabón de lavar a mano es infinitamente más barato que el de lavar a máquina, pero bueno, esto no es más que un detalle.

En el fondo se trata de la misma estrategia que llevó a cabo con el tema de sus cigarrillos: un problema económico resuelto a través de la autogestión. Es decir que ante la imposibilidad de seguir pagando la astronómica cifra que cuestan los paquetes de tabaco ha optado por la autogestión de sus propios cigarrillos, dejando así de delegar en otros la manufactura de su vicio. Y con la lavadora ha hecho lo mismo. Ante la imposibilidad de reparar la lavadora, ha optado por la autogestión del lavado de ropa, dejando así de delegarlo en una máquina.

Lamentablemente como las lavadoras pesan tanto, en los pisos de los “nuevos pobres”, aunque no funcione, la lavadora sigue estando ahí, ocupando su espacio. Se han convertido en un inerte mueble, testigo de un tiempo pasado, que poco a poco va perdiendo su significado y se está planteando redecorarla de alguna manera, para sacarle un mínimo de provecho, aunque tan solo sea estético.

Uno de los aspectos más importantes y controvertidos es que poco a poco han ido abandonando la tesitura del buenismo. Han ido dejando atrás la obligación de ser correctos, legales y “buenas personas” y se replantean la obligatoriedad de tener que pagar ciertas cosas. Como mínimo se lo replantean, después hay algunos que van más allá y otros que tan solo se quedan en el intento. Pero lo que es seguro es que el planteamiento mental se lo hacen. Anteriormente el chip de buenos ciudadanos les decía que todo tiene un precio, que las facturas mal que bien se han de pagar y que es de buen señor ser buen pagador, pues bien, en algunos “nuevos pobres” este chip de buen ciudadano se ha ido averiando, hasta tal punto que algunos han decidido no repararlo, ni pedir a nadie que le ayude a repararlo y han decidido, pasar sin él, seguir viviendo sin este chip, al fin y al cabo no es una necesidad tan importante y como decíamos antes, las necesidades se acaban relativizando.

De este modo, el nuevo planteamiento mental al respecto es bien diferente y dice así: “…todo lo que pueda escaquearme de pagar… mejor!”. Así que si hay alguna posibilidad de no pagar la luz o el internet o si algún camarero por algún despiste se olvida de cobrarle el café o la cerveza o si algún centro comercial le pone facilidades para poder llevarse algo sin tener que pasar obligatoriamente por caja, pues bienvenido sea.

Acaban pensando que ser buenos ciudadanos le sale muy caro y es un lujo que no se pueden permitir.

Y qué decir de la vida social de “nuevo pobre”? Se podría definir como vida social no monetaria. Esas cenas de trabajo (si es que lo tienen) o de amigos, que valen alrededor de 18 euros por cabeza (sea calva o tenga melena), que siempre suelen venir con la coletilla de “…pues para ser de noche no es tan caro…”, acaban desapareciendo de su esquema mental de vida y suelen acabar pensando “…pues para ser de noche váis a ir vosotros porque yo no puedo”. Aunque algunos también acostumbran a excusarse de que les es imposible asistir a la cena y que en todo caso se pasarán a tomar el café, el cual, finalmente, tampoco acaban pagando porque por un café, el resto acaban diciendo “no tranquilo si ya lo pagamos entre todos…” lo cual no discuten y acatan con soberana alegría, porque al fin y al cabo lo importante es pasar un rato juntos, no? O al menos eso es lo que piensan para sus adentros.

Lo mismo sucede con esas salidas nocturnas de discotecas que se acostumbra a gastar entre 30 y 40 euros en copas. Este tipo de eventos son dignos del antiguo régimen. Algunos suelen pensar “…no es que yo ya soy mayor para estas cosas…” o “…es mucho más agradable hacer una cena o una fiesta en casa o en casa de algún amigo que no meterse en esos oscuros huecos de perdición mundana…”; allá cada uno con sus autoengaños que le permiten seguir viviendo, aunque quizás razón no les falte, a veces.

Siguiendo con el mismo tema, cabe decir que no suelen ser muy dados a discutir sobre quién paga la caña de cerveza cuando está con algún amigo. Es decir, que si el amigo le hace el típico comentario de “…venga que hoy invito”, esa palabra va a misa. Para que va a perder el tiempo discutiendo por quién paga o quien deja de pagar con la típica puja que no lleva a ningún sitio de “…no, no, ya invito yo…no insisto que quiero invitarte… no pero como vas a hacer eso, que llevo dinero… si, pero me apetece invitarte… bueno, es que me sabe mal, hombre… que no te sepa mal…bueno vale me invitas, pero el próximo día invito yo…” Así que para evitar esta confrontación dialéctica con su amigo, cuando su colega le dice que le invita, le falta tiempo para decirle: “…vale!” No entiende porque va a dejar a su amigo sin la satisfacción de hacerle esa invitación, sería un feo hacerle eso a un colega, piensa.

Una versión más osada de este tipo de actos es cuando el “nuevo pobre” estando con un amigo (normalmente de la confianza suficiente para poder “abusar” de él) y le dice de ir a tomar algo, pero le avisa de que no tiene dinero. Algo como así: “Oye, si quieres podemos ir a tomar algo, pero yo no tengo dinero…”. Es una estrategia bastante eficaz, ya que por un lado, tiene la iniciativa de mostrar interés por compartir un tiempo con su buen amigo y al mismo tiempo lo induce suavemente a que lo invite, ya que éste va a quedar muy mal si se niega a compartir su tiempo por una cuestión monetaria.

Y la estrategia más rastrera pero no por eso menos eficaz que acostumbran algunos “nuevos pobres” a hacer, es la de ir a tomar algo con alguien y cuando llega el momento de pagar, sacar el monedero y con ciertas dotes teatrales sorprenderse y exclamar: “ostras, si no llevo dinero, no me había dado cuenta…” , a lo cual el amigo suele decir “tranqui, ya invito yo…” y el “nuevo pobre” si ya tiene un alto grado de especialización será capaz de responder, asumiendo valientemente los riesgos: “no, hombre, no, ya voy a sacar dinero” y si las dotes teatrales han sido acertadas el amigo suele insistir diciendo: “ que no, que ya invito yo, ya pagarás tú otro día” y el “nuevo pobre” suele acabar acatando el deseo de quien se obstina en invitarle. Está de más afirmar que ese próximo día, ese otro día que le tocaría a él invitar, cuesta de llegar. Aunque alguna vez debe hacerlo, ya que si no, su nueva categoría social pondría en peligro la continuidad de sus amistades.

Evitar ciertas dosis de “rastrerismo”, a pesar de que sea un plato de mal comer, es un lujo que no puede permitirse.

Hincando el diente un poco más respecto a si vida social no monetaria, cabe destacar que algunos nuevos pobres, ya sea por casualidad o por causalidad, este último año, se han incorporado a las filas de la militancia social, gracias al auge de las asambleas de barrio por la ciudad de Barcelona y a la oleada de reivindicaciones que están habiendo en la ciudad debido a la estafa de la crisis, la cual cosa ha beneficiado enormemente en la calidad de su vida social.

Por un lado, en este tipo de ambientes de activismo social, tiene la oportunidad, de encontrarse, compartir espacios y experiencias con otros nuevos pobres como él, la cual cosa le resulta agradable, ya que siempre es grato estar entre tus iguales, siempre se genera cierto aire de calidez, comprensión mútua y solidaridad.

Y por otro lado, el activismo social siempre genera mil y una oportunidades de estar en la calle, realizando toda una serie de actividades, por las que no ha de pagar ni un euro. Porque hasta el momento y que yo sepa, ir a manifestaciones, hacer acampadas, caceroladas, bicicletadas, concentraciones, okupaciones, cercaviles, participar activamente en las huelgas, intentar bloquear el parlamento i/o la bolsa, es gratis (al menos de momento). Sí que puede haber algún pago colateral impuesto por la represión, pero eso es agua de otro molino.

Y para acabar de redondear el tema, otro aspecto del cual se puede beneficiar el “nuevo pobre” de este tipo de ambientes, es que abundan los mercados de intercambio, comidas populares a muy bajo precio y fiestas nocturnas en centros sociales donde no hay que pagar entrada y la bebida suele ser bastante económica. Como se puede comprobar es un ambiente que está hecho a su justa medida, donde se puede mover como sirena por el agua, ya que son espacios donde puede disfrutar de abundante visa social, casi no monetaria. Seguramente, muchos de ellos, se pudrirían en su soledad repleta de restricciones si no fuera porque participan en este tipo de ambientes.

De hecho, como estudioso del tema, recomiendo a todo aquel “nuevo pobre” que no se haya animado a embarcarse en el activismo social, que lo haga. Si no es por ideología, al menos que lo haga por su economía. Pero sobretodo, lo animo, porque le puedo asegurar que al menos será inmensamente más feliz.

Cambiando de tema, pero hablando de lo mismo, cabe destacar que hay algunos “nuevos pobres” que viven camuflados bajo el amparo de sus parejas y ni ellos mismos saben que lo son. Un gran porcentaje de los miembros de esta subespecie son solteros o solterones, ya que uno sólo, siempre resulta más complicado asumir los embistes económicos. Pero que vayan con mucho cuidado, los que están camuflados bajo el paraguas parejil y ya pueden cuidar bien su relación, porque un quiebro emocional les puede enfangar de pleno en los lodos del “nuevo pobre”. Por eso, muchos de ellos afirman que al fin y al cabo, que la pareja te meta los cuernos no están grave, que lo importante es el cariño que se procesan y la larga historia que les une.

Para ir acabando y teniendo en cuenta esta larga disertación sobre el “nuevo pobre”, cabe decir que sin comerlo ni beberlo, esta subespecie que tanto abunda por nuestras tierras, se convierte en un perfecto antisistema, ya que como podemos comprobar su afán reciclador lo dota de un importante componente ecologista, gran parte de su vida la basa en la autogestión, la solidaridad y el apoyo mutuo es su arma de subsistencia, actúa en frontal oposición al consumismo irracional, acumula cierto odio al banco que le endeuda la vida y es un potencial saboteador de aquellas entidades de las que puede escaquearse de realizar algún pago.

Así que no hay mal que por bien no venga, ya que, bromas a parte, algunos “nuevos pobres” han aprovechado su situación para tomar conciencia social de todos estos temas de los que hemos estado hablando, aunque aún está por ver, si algún día escapan de esta categoría social y vuelven a poder comprarse croissants de chocolate todas las tardes, si seguirán intercambiándose los zapatos entre sus iguales o volverán a pagar a plazos una mega tele de pantalla plana.

Si alguno de vosotros se ha visto identificado con el contenido de estás paginas, tan solo me cabe darle la bienvenida al mágico mundo del “nuevo pobre”. A diferencia del obrero explotado que al adquirir conciencia de serlo se transformó en proletariado, el “nuevo pobre” al adquirir conciencia de serlo, no sufre ninguna transformación, a lo sumo pierde la felicidad del ignorante. Y si alguno se identifica desde hace mucho años, tan solo tiene que quitar el calificativo de “nuevo” y dar alguna clases a los ingenuos novatos que corretean recientemente por la ciudad, que tendrán mucho que enseñarles y seguramente se lo agradecerán.

A pesar de todas estas vicisitudes vividas por el “nuevo pobre”, suele ser un espécimen bastante optimista, que encara la vida con alegría y a veces, incluso, con buen humor. No se sabe exactamente porque es así, ya que tangiblemente no tienen muchos motivos, pero empíricamente así está demostrado. Es un misterio que hasta los más estudiosos no han podido descifrar.

Algunos dicen que ya no hay marcha atrás que cuando uno prueba las mieles del “nuevo pobre” queda enganchado y ya no quiere salir de él, aunque piense que quizás, ciertas restricciones estaría bien no sufrirlas.

Así que si descubren en su entorno algún “nuevo pobre” y lo quieren hacer feliz, enséñenle a pinchar la luz o a piratear internet, que se lo agradecerá (si es que no lo ha hecho ya).

Y colorín colorado este cuento no se ha acabado!!!

tinc temps per mi: SEGONA PART.

20 Mar

TINC TEMPS PER MI: SEGONA PART

Aquest mati, mentre donava voltes en la bici prestada amb la que pedalejo aquest dies, pel barri de Santa Caterina, justament fent una ullada a d’altres bicis que estaven aparcades per veure si alguna d’elles s’ajustava a la descripció de la innocent víctima (la meva malaurada i que al cel sia, bicicleta que m’han robat fa pocs dies), he captat al vol, novament un pedaç de conversa d’aquells que son significatius i que descriu el que els alemanys anomenen zeitgeist, l’esperit del temps, l’esperit del temps que estem vivint en la nostra pell aquests dies.
L’escena inicial és la següent:
Home de trenta i llargs anys, surt del seu portal amb un nen, que com a molt tindria uns dos anys, als braços. Aleshores es creua amb un altre veí, també de trenta i llargs anys, però sense nen en braços, que justament arriba i es disposa a entrar al mateix portal.
Davant de la frontal trobada opten per establir un pont comunicatiu, encara que sembli mentida, a la nostra ciutat, sembla que encara existeixen veïns que es parlen entre si.
El noi que arribava li pregunta tot content, al que marxava amb el nen en braços:
-“Qué, tens vacances aquest dies?”
És de suposar que el veïns es coneixien força o com a mínim l’un tenia ben controlats els horaris de l’altre, ja que li va estranyar veure’l a aquelles hores per allí amb la criatura (per que potser no parlem gaire amb les veïnes, però si que ens aferrem fortament al dret i la legitimitat de tenir controlat al nostre veïnat i fer tot tipus de suposicions sobre la vida de les nostres veïnes) .
Davant d’aquesta pregunta, el veí que portava l’infant als braços, va donar la seva contestació, però justament en aquells moments, va passar una d’aquelles ràfegues de soroll urbà que habiten per la ciutat, que em va impedir sentir les paraules del noi. Quan la meva oïda va tornar a sintonitzar amb la conversa, ja estava parlant novament el veí que havia preguntat, el qual amb certa cara de sorpresa i preocupació li va dir: “ostres, no em diguis?”
Això va ser tot el que vaig sentir, després mentre marxava rodant amb la bici, vaig anar girant-me, mentre es trobaven en el meu camp visual i vaig poder veure com restaven al portal de l’edifici xerrant, amb el mateix aire i el mateix dibuix al rostre.
La pregunta és la següent:
Per 75 de les antigues pessetes, qui em sabria dir que ha contestat el veí que portava l’infant als braços? Què ha estat el que la ràfega de soroll urbà no m’ha permès sentir?

-Que sí, que ha canviat les seves vacances de l’agost per uns dies del març, per poder tenir lliure el dia del pare?
-Que sí, que prefereix fer vacances al març, per que li han dit que a una illa del sud de l’índic, on vol anar de vacances, és quan millor temps fa i quan els taurons estan en la seva època d’hormones revolucionades i no estan per cruspir-se banyistes?
-O potser, que el seu cap li ha dit: “escolta, ja que tens un fillet de dos anys, pren-te els matins que facin falta per gaudir del teu fill, que el temps passa volant i quan no et donis compte, ja te l’estaràs trobant, ficant-te la ma a la cartera per agafar-te els diners que fa mitja hora t’has negat a donar-li?

Si creieu que alguna d’aquestes tres opcions és la correcte, ja podeu deixar de llegir aquest escrit i us recomano que us dediqueu a col•leccionar petxines de nova guinea, que deu ser molt interessant.
Si no creus que cap d’aquestes tres respostes sigui la correcte, pots seguir llegint el text.
El més probable és que el veí que portava un nen en braços, davant la pregunta del seu veí de: “Què, tens vacances aquests dies?”, li ha contestat quelcom semblant a….
“No, és que m’han acomiadat…”o
“No, és que se m’ha acabat el contracte i no m’han renovat…” o
qualsevol sinònim o succedani, de quedar-se a l’atur.
I això, aquesta conversa urbana i matinera, m’ha fet venir una idea al cap, amb molta nitidesa, com qui se n’adona de quelcom que semblava obvi, però fins aquell moment no havia estat capaç de percebre-ho.
Es tracta de la crisi en la qual vivim i més concretament del seu origen.
Fins ara vivia enganyat, pensant que aquesta crisi era una estafa, que era un atac neoliberal a la nostra “social-democràcia”, que els estaments financers estaven fent l’agost de la nostra misèria i que a la patronal li estaven sortint butllofes a les mans de tan refregar-se-les de goig per l’important redit que està aconseguint gràcies a la crisi i a l’estranya idea de que per generar ocupació laboral, el que és necessari és poder acomiadar als treballadors el més lliure i barat possible. Però gràcies a aquesta experiència me n’he adonat que vivia en un núvol, que el meu cap havia estat manipulat per les turbes rojo-judio-masoniques del 15M i per assemblees vàries (sense poder de decisió evidentment, però amb poder per marejar la perdiu) i que aquesta crisi, tan sols havia estat ideada per tal de conciliar la vida familiar, per tal de que els pares i les mares puguin passar més estona amb les seves filles. Jo que estava pensant malament dels nostres dirigents polítics, dels bancs, dels estaments financers i fins i tot, de institucions estrangeres com ara el banc central europeu i el FMI i res més lluny de tot això, resulta que tot està pensat pel nostre bé, per que puguem oferir el nostre temps a les nostres filles i tinguem una millor cura d’elles, probablement amb menys diners a la butxaca, però això no és més que un petit detall, un minúscul dany colateral, per que al cap i a la fi, no deien allò de que “contigo pan y cebolla…”? Doncs ja està. És més, m’atreviria a asseverar que tota aquesta crisi ha estat ideada per una agrupació laica i progressista de pares i mares, escindits de les folklòriques AMPAS, obsessionades contínuament en separar les filles dels seus pares i mares a través d’una llarga llista d’inútils activitats extraescolars i que desitjarien poder viure en un racó del pati de l’escola de les seves filles. És a dir, que la crisi ha estat una rebel•lió ben pensada i organitzada d’alguns pares i mares contra les AMPAS de les escoles.
Ara ho començo a entendre tot i em sento una mica ximple per haver anat a tantes manifestacions sense coneixement de causa i acusant contínuament a estaments polítics i financers que he pogut comprovar que eren totalment innocents. Suposo que serà per això que en la majoria de mobilitzacions, les persones que es troben en la franja d’edat de 30 a 45 anys son una gran minoria. Clar, no podria ser d’un altre manera, per que estan gaudint del temps que la crisi els ha regalat per estar amb les seves filles.
Es molt probable que aquesta teoria sobre l’origen de la crisi sigui una mica esbogerrada i un pel surrealista, però no crec que sigui tan surrealista com la que els estaments oficials ens intenten vendre. O no son surrealistes les mesures que s’estan prenent per tal de sortir de la crisi? O no és surrealista que els estats rescatin als bancs per que aquests després facin fora de la seva casa a la gent? O no es surrealista que per generar treball el primer que es pensi és en facilitar els acomiadaments dels treballadors? O no és surrealista que s’apugi desproporcionadament el preu del transport públic ara que les butxaques de les persones estan més escurades que mai? O no es surrealista que qui ha originat o ha estat còmplice actiu de l’origen d’aquesta crisi, ara ens demani a la resta de la gent comprensió, esforços continuats i només responguin amb repressió davant del descontent popular? O no és surrealista que ara tinguem que pensar-nos dues vegades si posar-nos malalts, no sigui cas que acabem sent atesos en els passadissos d’un hospital i a més ens deixem els pocs diners que tenim pagant 1 euro per cada recepta mèdica que se’ns prescrigui?
Potser el més absurd és que tot sigui tan absurd i no posem cap remei per que deixi de ser absurd.
Com va dir aquell una vegada: “ procura fugir de tots aquells que et vulguin salvar…”